Noticias locales

Vallecas aprueba la demolición del 'scalextric', pero Cibeles insiste en sus "dificultades técnicas"

Desmontar o no el scalextric de Puente de Vallecas. Esa es la cuestión. Es uno de los asuntos que más discusión ha generado entre los grupos políticos que conforman el Ayuntamiento de Madrid y los vecinos. Mientras que unos piden derrumbar esta infraestructura para que los residentes de esta zona no sufran tanto «desequilibrio» y «desprotección medioambiental», otros asegundas que es una obra que «no compensa para nada». Sin embargo, el Pleno que se celebró el miércoles en el distrito de Puente de Vallecas aprobó esta iniciativa, con los votos a favor de PSOE y Más Madrid y las abstenciones de PP y Vox, aunque es una decisión no vinculante.

A pesar de ello, la vicealcaldesa y portavoz del Ejecutivo municipal, Inma Sanz, tras la Junta de Gobierno, ha asegurado que «no hay ninguna novedad al respecto» y ha criticado la visión «distorsionada» de la izquierda. «Ya hemos dicho las dificultades que ese proyecto tiene y cómo desde la izquierda se está dando una visión distorsionada de lo que supone ese proyecto», ha defendido la también delegada de Seguridad y Emergencias. Además, ha añadido que esta intervención no sería como la que ya se llevó a cabo en el puente de Pedro Bosch, por ejemplo, sino que tiene «unas dificultades técnicas evidentes a la hora de abordar el proyecto» puesto que se trata de la M-30 en un tramo que tiene 10 carriles.

No es la primera vez que la demolición del conocido como scalextric de Puente de Vallecas sale adelante en un Pleno. Ya lo hizo en marzo de 2021, en Cibeles, cuando por unanimidad de todos los grupos que entonces conformaban la Cámara acordaron iniciar los estudios pertinentes. Esta iniciativa, presentada por Más Madrid, incluía establecía también que sería la nueva Corporación resultante de las urnas las que se encargaría de ejecutar el proyecto. La proposición también fue ratificada por las Juntas de Distrito de Puente y Retiro.

Sin embargo, la delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, aseguró que que la intervención «no compensa para nada». Y es que defendía que «no se ganaría espacio para el ciudadano» y que supondría un coste de casi 100 millones de euros. Por ello, argumentó que ese «desembolso económico importante» no «compensaba», puesto que, además, supondría dos años de obras y la paralización de la M-30. «Si vas a quitar el scalextric, pero no a ganar espacio público, francamente no compensa ese desembolso sin resultado positivo», insistía la cabeza de ramo.

Mostrar más
Botón volver arriba