Salud

¿Te orientas mal? Puede ser un primer signo de esta enfermedad

Un estudio de la University College of London (UCL) ha revelado que tener problemas de orientación espacial puede ser un predictor de la enfermedad de Alzheimer, más de 20 años antes de que comiencen los síntomas de pérdida de memoria.

La investigación reveló que las personas en riesgo de padecer la enfermedad tenían problemas de navegación espacial, que pueden afectar la atención, la memoria, la percepción y la toma de decisiones, antes que problemas con otras funciones mentales, incluida la memoria.

Los científicos esperan que los hallazgos puedan conducir al desarrollo de Los investigadores utilizaron realidad virtual para probar la capacidad de 100 adultos asintomáticos de entre 43 y 66 años, alrededor de 25 años menos que la edad estimada de inicio del alzhéimer, para determinar y mantener una ruta de un lugar a otro.

Las personas con mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, independientemente del motivo, presentaban problemas en la tarea de navegación en realidad virtual, sin el correspondiente deterioro en otras pruebas cognitivas.

Los investigadores también encontraron que había una fuerte diferencia de género en el desempeño de las personas, observándose el deterioro en hombres y no en mujeres.

Los expertos dicen que los hallazgos sugieren que las deficiencias en la navegación espacial pueden comenzar a desarrollarse años, o incluso décadas, antes de la aparición de cualquier otro síntoma.

El primer autor, la doctora Coco Newton, del Instituto de Neurociencia Cognitiva de la UCL, que llevó a cabo el trabajo mientras estaba en la Universidad de Cambridge, dijo: «Nuestros resultados indicaron que este tipo de cambio en el comportamiento de navegación podría representar la señal de diagnóstico más temprana en la enfermedad de Alzheimer».

Todas las personas involucradas en el estudio tenían un riesgo hereditario o fisiológico de padecer la enfermedad de Alzheimer. Esto se debe a un gen que los pone en riesgo de padecer la afección, antecedentes familiares de alzhéimer o factores de riesgo del estilo de vida, como niveles bajos de actividad física.

Dirigido por el profesor Dennis Chan, el estudio utilizó una prueba diseñada por el doctor Andrea Castegnaro y el profesor Neil Burgess en la que se pedía a las personas que navegaran dentro de un entorno virtual mientras usaban cascos de realidad virtual.

Newton añadió: «Ahora estamos aprovechando estos hallazgos para desarrollar una herramienta de apoyo a las decisiones clínicas de diagnóstico para el NHS (el sistema público de salud de Reino Unido) en los próximos años, que es una forma completamente nueva de abordar el diagnóstico y, con suerte, ayudará a las personas a obtener un diagnóstico más oportuno y preciso».

«Esto es particularmente importante con la aparición de tratamientos anti-amiloide para el alzhéimer, que se consideran más efectivos en las primeras etapas de la enfermedad. También resalta la necesidad de seguir estudiando la diferente vulnerabilidad de hombres y mujeres a la enfermedad de Alzheimer y la importancia de tener en cuenta el género tanto para el diagnóstico como para el tratamiento futuro», dijo Newton.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba