Viajes

Siete hoteles con jardín para sentir más de cerca la primavera

HOTEL BOTÁNICO (Tenerife)

Diseminados por diferentes rincones y estancias las obras de César Manrique, Óscar Domínguez, Pepe Dámaso y Néstor de la Torre nos introducen directamente en esa naturaleza de la que tanto hace gala este fantástico hotel del Puerto de la Cruz. Su nombre es evocador, como lo son sus jardines. En total, 25.000 metros cuadrados con más de 200 especies de plantas y árboles y rincones de lo más especiales, como el estanque y sus cisnes negros. Rodeado de vegetación subtropical, The Oriental Spa Garden ofrece rituales de belleza y desconexión al aire libre. www.hotelbotanico.com

EL JARDÍN DE CARREJO (Cantabria)

Abedules, arces, castaños, secuoyas, magonolios… Hasta 85 especies de árboles, algunos centenarios, cubren los 30.000 metros cuadrados de jardín con que cuenta este hotel Rusticae, ubicado en las inmediaciones de Cabezón de la Sal, en la comarca Saja-Nansa. El edificio principal, construido en piedra a finales del siglo XIX, consta de diez habitaciones, pero hay dos suites más en medio justo de su particular vergel, salpicado de caminos para pasear, estanques con nenúfares e incluso puentes, ya que un río atraviesa la finca. eljardindecarrejo.es

TORRE DE VILLADEMOROS (Asturias)

La Torre de Villademoros es uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura militar de la Baja Edad Media asturiana. Junto a ella abre sus puertas este hotel Rusticae, que aprovecha las formas de una casona solariega del siglo XVIII. Estamos en la comarca del valle del Ese-Entrecabos, a medio camino de todo, del mar y de los paisajes verdes del interior. Aunque para disfrutar de la naturaleza no hace falta salir. En el jardín, de 9.000 metros cuadrados, se suceden árboles de diferentes especies (robles, castaños, tilos, cerezos, fresnos) y plantas (hortensias, lirios, camelias, lavanda) que florecen en distintas épocas del año. torrevillademoros.com

EL JARDÍN DEL CONVENTO (Cáceres)

Esta antigua casa familiar del municipio de Hervás, en el valle de Ambroz, es hoy un coqueto hotel con seis habitaciones, algunas de las cuales mantienen los suelos de baldosas originales de la vivienda. A esta oferta añade una casita de piedra vista en el jardín, auténtico protagonista aquí, ya que conserva el diseño decimonónico tan característico de esta localidad. Setos de boj centenarios delimitan los paseos siguiendo un trazado geométrico de acusada simetría. Flores, plantas ornamentales y arboles frutales se mezclan con los cultivos de la huerta. eljardindelconvento.com

DEHESA DE ALCUZCUZ (Málaga)

En plena serranía de Ronda, a muy pocos kilómetros de localidades tan deseadas siempre como Marbella o Puerto Banús, la casa señorial que hoy acoge este hotel boutique, con solo seis habitaciones, fue construida en 1850 al estilo de un típico cortijo andaluz. Árboles centenarios dan sombra a su espectacular jardín, ordenado en bancales, a los que se accede a través de sinuosos senderos que desembocan en plazoletas y rincones decorados con esculturas. En la parte baja, mezclada entre la masa vegetal, se encuentra la piscina de agua salada. alcuzcuz.es

ASIA GARDENS & THAI SPA (Alicante)

Sus 309 habitaciones ya nos hacen suponer que este es un hotel diferente, un destino en sí mismo para disfrutar del Mediterráneo, tan cerca como está de Benidorm. Todo aquí nos lleva al Lejano Oriente, desde su Spa Thai hasta sus restaurantes y sus jardines, con más de 3.000 especies traídas de Asia. El emblema de este oasis es un espectacular ejemplar de Macrobonsai Pinus Pentphyll, procedente de la región de Saitama Ken, a 30 kilómetros de Tokio. Además cuenta con hasta 50 tipos diferentes de palmeras, árboles del amor, aves del paraíso gigantes, cocoteros… y más de 40 variedades de bambú. asiagardens.es

PAZO CIBRÁN (A Coruña)

La primavera lo llena todo de color. Brota la viña y florecen los frutales, los rosales, los magnolios y los rododendros. Cada época es diferente en este precioso jardín del siglo XVIII al que miran las habitaciones de este pazo, a solo diez kilómetros de Santiago de Compostela, construido por los antepasados de los actuales propietarios. Son ellos quien mantienen cada planta, cada flor, cada árbol centenario, de este sensacional espacio al aire libre, que también tiene su parte más salvaje, allí donde se alzan los robles y los castaños. pazocibran.es

Apúntate a nuestra Newsletter de Viajes y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba