Economía

Qué son los seguros de ahorro y por qué te ayudarán con tus cuentas

La situación de incertidumbre actual está forzando a los consumidores a buscar nuevas alternativas de ahorro. El alza inflacionista ha disparado los precios de los bienes y servicios en los últimos meses, con la consecutiva pérdida de poder adquisitivo en los hogares. En este sentido, desde el departamento de Inversiones de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) analizan cómo funcionan los seguros de ahorro y los ‘unit linked’ y si suponen una buena alternativa para los consumidores.

«Un seguro de ahorro garantizado es una póliza en la que el tomador se compromete a aportar unas cantidades periódicas o bien a hacer una única aportación inicial«, detalla la OCU. Como contraparte, cuando llega el momento de vencimiento del contrato, la compañía aseguradora devuelve la cantidad invertida «más los intereses generados».

¿Cuáles son sus características?

La rentabilidad en este tipo de productos puede ser fija o ir revisándose, «pero no llegará a ser negativa». Por ello, este seguro está dirigido a un «ahorrador conservador» y que no quiera tener sorpresas con sus inversiones.

¿Y qué es entonces un ‘Unit Linked’? Se trata de un «seguro de ahorro especial» en el que el dinero de la prima se destina a diferentes inversiones, siendo la persona asegurada «quien asume los beneficios o pérdidas que se produzcan». El resultado de las inversiones es lo que recibirá el cliente, explica la OCU.

Estos productos financieros también incorporan un seguro de vida, por lo que «en caso de fallecimiento del asegurado, el beneficiario de ese seguro recibiría el valor de los fondos en ese momento más una pequeña indemnización que ronda los 500 euros», añaden. Los expertos de Finect explican que estos productos son la fórmula «que las aseguradoras han encontrado para competir con los fondos de inversión y ofrecer una rentabilidad a los usuarios».

¿Son buenas alternativas ahora mismo?

Los ‘Unit Linked’ se estructuran en torno a este seguro de vida, por lo que «parte de la inversión anual deberá destinarse forzosamente al pago de la prima«, añaden. Por ejemplo, si se invierten 1.000 euros al año, unos 20 euros irían destinados al seguro de vida.

«Con el resto del capital, los gestores invertirán en una cesta de fondos de inversión, como lo haría cualquier cartera perfilada de un banco». Una de sus ventajas, no obstante, es que ofrecen una «mayor versatilidad y flexibilidad», por lo que se puede lograr una mayor rentabilidad de los ahorros.

Actualmente, destaca la OCU, los productos garantizados «no están ofreciendo una rentabilidad interesante». En estos momentos, con la subida de los tipos de interés, existen otros productos de bajo riesgo para ahorradores conservadores: las Letras del Tesoro y los depósitos a largo plazo, que han mejorado su rentabilidad.

Mostrar más
Botón volver arriba