Salud

Qué es el TAE en términos de salud, cuáles son sus síntomas y la mejor manera de librarte de él

El consumo de medicamentos contra la depresión ha aumentado en España un 50% en la última década, una cifra poco esperanzadora, y que aumenta en esta época del año, cuando las fiestas navideñas traen alegrías y muchas otras emociones difíciles de gestionar como la depresión.

La disminución de la luz natural en los días del otoño y el invierno tiene la capacidad de alterar el ritmo circadiano, y ‘robarnos’ gran parte de la energía. Esta situación, llevada al extremo, puede conducirnos a padecer TAE o, lo que es lo mismo, Trastorno Afectivo Estacional. Para saber en qué consiste este cuadro clínico, y la mejor manera de superarlo, contamos con los expertos de la firma de suplementos nutritivos naturales Naturadika.

¿Qué es el Trastorno Afectivo Estacional (TAE)?

El TAE, cuando hablamos de él en salud, hace referencia a un trastorno del estado de ánimo, que se caracteriza por la aparición de ciertos síntomas relacionados con la depresión, de manera cíclica, durante determinadas épocas del año.

Especialmente sensibles al debut del Trastorno Afectivo Estacional son los meses de otoño e invierno, cuando sometemos a nuestro organismo a una disminución de la exposición a la luz del sol.

Esta circunstancia afecta especialmente a la producción natural del organismo de melatonina (hormona del sueño) y serotonina (control de las emociones), dos neurotransmisores que intervienen de manera directa y definitiva en el estado de ánimo y el ciclo normal de sueño-vigilia.

El hecho de que se reduzcan las horas de sol al día hace que aumenten las probabilidades de que el ritmo circadiano (cambios naturales, físicos y mentales que responden a la luz y la oscuridad) se altere. El cambio de hora, además, influye mucho en nuestra sensación de fatiga y también en la aparición del TAE.

Estos son los síntomas del TAE

En una primera fase, los síntomas del Trastorno Afectivo Estacional se presentan con una sensación de tristeza profunda, falta de interés por las actividades diarias y cierta dificultad para la concentración. Se trata de pistas que van llevando a la persona que padece TAE hacia la depresión.

Otra de las manifestaciones que nos avisan de la aparición del TAE es la irritabilidad, la ausencia de interés por la vida social y un inexplicable aislamiento con respecto a los amigos y la familia.

Este trastorno provoca una evidente disminución de la energía vital, así como una sensación generalizada de fatiga y un aumento del sueño diurno.

Para finalizar, con las muestras físicas que anuncian que algo no va bien, los expertos destacan que este trastorno provoca un aumento del apetito, que los afectados solo sacian a base de alimentos ricos en carbohidratos y azúcares, lo que podría tener como consecuencia un aumento del peso.

Así se combate el Trastorno Afectivo Estacional

Puesto que la principal causa que ocasiona este problema de salud, físico y emocional, es la falta de luz, la primera medida preventiva o de reparación tiene que ver con la denominada por los expertos ‘terapia de luz‘, el tratamiento más efectivo para combatir el TAE.

La terapia de luz consiste en exponerse a una luz brillante, fundamentalmente en las primeras horas de la mañana, al menos durante 20 minutos cada día. De esta manera, estaremos ayudando a nuestro ritmo circadiano a equilibrarse, lo que se traducirá en un mejor estado de ánimo. Los horarios de comidas, y la hora de irse a la cama, deben ser lo más regulares posible.

Para reducir los síntomas de este problema conviene mantener una rutina de ejercicio físico, en la que no deben faltar ni la meditación ni las técnicas de relajación como el yoga; una dieta equilibrada en la que se eviten los azúcares refinados; mantener los contactos sociales aunque al paciente de TAE no le apetezca, incluso apuntarse a los grupos de apoyo para mantener el bienestar emocional…

Cuando se hace necesaria la ayuda profesional, entra en juego la denominada terapia cognitivo-conductual por parte de los psicólogos, que nos ayudará a identificar y modificar los patrones negativos de pensamiento que nos invaden, así como los síntomas de la depresión.

Será el especialista quien considere, para finalizar, si está aconsejado tomar un suplemento enfocado a la mejora del ánimo con ingredientes como el extracto de Ashwagandha, la maca (de acción energizarte y vigorizante) o el azafrán, como puede ser el caso de Aphrodite Sensation de Naturadika.

¿Quieres recibir los mejores contenidos para cuidar tu salud y sentirte bien? Apúntate a nuestra nueva newsletter.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba