Economía

¿Por qué deberías hablar de dinero con tu pareja? No es romántico, pero sí muy útil

San Valentín está a la vuelta de la esquina y muchas parejas ya están planeando cómo celebrarán este día. Pero ¿y si aprovechásemos el Día de los Enamorados para hablar de dinero y fortalecer la relación? Más concretamente, de finanzas en pareja. Es cierto que no es un tema muy romántico, pero si queremos mantener una relación sana, es importante tratar de vez en cuanto este asunto.

Muchas parejas evitan hablar de dinero

Muchas parejas evitan hablar de dinero. Sin embargo, una falta de comunicación puede empujar a la pareja al fracaso. En España, las dificultades económicas son uno de los principales motivos de divorcio, según un reciente informe de la Asociación Española de Abogados de Familia. Convertir el dinero en un tema tabú y no ser transparente con la pareja, tanto para lo bueno como para lo malo, puede acabar pasando factura y ser motivo de ruptura.

Hacer un presupuesto en común

Hacer un presupuesto en común o establecer metas de ahorro es un buen punto de partida para hablar de dinero. De esta manera, podremos conocer las prioridades de nuestra pareja. Lo importante es llegar a un acuerdo y, sobre todo, cumplir los objetivos y los compromisos comunes, algo que puede ser más fácil de lograr con una cuenta compartida, explican los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com, que han analizado cuáles son las mejores cuentas conjuntas para abrir en pareja.

Por otra parte, es probable que haya un miembro de la pareja que cobre más que el otro, por lo que es importante decidir cuánto aporta cada uno al presupuesto familiar. Esto, irremediablemente, implica hablar de dinero. Y es recomendable hacerlo cada cierto tiempo.

El secreto para gestionar nuestras finanzas en pareja

Algunas parejas optan por unificar todas sus cuentas y ponerlo todo en común (ahorros, ingresos, pagos, etc.). Otras, en cambio, prefieren gestionar sus finanzas por separado. Ambas fórmulas pueden funcionar si la comunicación de la pareja es buena.

Eso sí, si mantenemos nuestras finanzas totalmente separadas, nuestro Bizum puede acabar echando humo. Anotar las deudas e ir saldándolas vía transferencia puede ser práctico al principio, pero puede acabar siendo una locura cuando la pareja se va a vivir junta o hay hijos de por medio.

Hay otra solución: mantener las cuentas individuales y abrir una cuenta compartida para los gastos comunes. De esta manera, cada miembro de la pareja puede seguir cobrando su nómina en su banco y gestionando su dinero por separado, sin renunciar a su independencia financiera. Y, a su vez, se puede mantener una cuenta para centralizar los gastos de la pareja como el alquiler, la luz, el gas, el colegio de los niños o la suscripción a Netflix.

“Si cada miembro de la pareja ingresa cada mes la misma cantidad de dinero en la cuenta, todos los gastos se pagarán a medias y no habrá que ir calculando cuánto dinero le debe cada uno al otro”, señalan fuentes de HelpMyCash. Eso sí, aunque optemos por conservar nuestras cuentas individuales, debemos priorizar la cuenta conjunta.

Abrir una cuenta conjunta gratis

Contratar una cuenta compartida es fácil. De hecho, en muchos casos puede hacerse por Internet. Lo habitual es que durante el proceso de alta ambos titulares rellenen un formulario con sus datos personales y firmen el contrato electrónicamente, aunque en algunos bancos al segundo titular habrá que añadirlo una vez la cuenta esté abierta. En cualquier caso, debería ser un proceso sencillo.

Pero ¿en qué hay que fijarse a la hora de abrir una cuenta conjunta? Para empezar, en el número de titulares que acepta el banco, algo que no debería ser un problema, ya que, salvo excepciones, la mayoría de las cuentas permite incluir, al menos, un segundo titular.

Al mismo tiempo, debemos prestar especial atención a la letra pequeña del contrato. ¿La cuenta tiene comisiones de mantenimiento? ¿Las transferencias son gratis? ¿Qué requisitos hay que cumplir para no pagar? Son preguntas que hay que responder antes de darle el sí, quiero al banco, afirman desde HelpMyCash. Además, es importante comprobar si cada titular recibirá una tarjeta gratis para hacer compras y sacar dinero.

Hay vida más allá del banco de siempre

Un error que no debemos cometer es conformarnos únicamente con lo que nos ofrezca nuestro banco. Probablemente, la primera reacción de muchas parejas a la hora de buscar una cuenta conjunta, sobre todo si comparten entidad, sea acudir a su banco de toda la vida. Pero puede que este no tenga la mejor cuenta; de hecho, quizá hasta cobre comisiones por abrirla.

Actualmente, son varias las entidades que comercializan cuentas corrientes para dos titulares en las que no hace falta ni domiciliar una nómina ni mantener un saldo mínimo para no pagar comisiones. Estas cuentas se gestionan a través de Internet y permiten llevar a cabo las gestiones básicas que una pareja pueda necesitar: domiciliar recibos, pagar con tarjeta, sacar dinero, hacer transferencias…

Mostrar más
Botón volver arriba