Deportes

«Múnich fue la carrera soñada para colgarse un oro europeo»

Miguel Ángel López (Llano de Brujas, Murcia, 34 años) es una institución en la marcha atlética con un palmarés maravilloso. Campeón del mundo en Pekín 2015, plata en Moscú 2013, dos títulos continentales: uno en 20 km en Zúrich (2014) y otro en 35 km en Múnich (2022); además de un oro mundial por equipos en Omán. El marchador es la bisagra que une a leyendas como Llopart, Marín, García Bragado o Massana con la nuevas generaciones ya con éxitos en la mochila que encabezan Martín, García-Carrera, Amezcua, Tur o Bermúdez. En el Europeo su dominio fue abrumador en una prueba que lideró casi de principio a fin tras dar una lección de un marchar exquisito a velocidad supersónica para alzarse con el oro con 2:41 de renta… tras incluso pararse a dar un abrazo a su entrenador, José Antonio Carrillo, en el km final.

-Ha vuelto a ganar un oro en un gran campeonato. ¿Qué recuerdo le quedará de 2022?

-Ha sido un año muy bueno en general, aunque siempre hay cosas que se podrían mejorar y resultados que no llegan aunque los esperes y los hayas trabajado. Pero como digo la temporada ha sido muy completa y, por supuesto, lo más llamativo y relevante ha sido el triunfo en el Campeonato de Europa pero vinieron otros éxitos como el Campeonato del Mundo por países en 35 km donde además fui tercero a nivel individual. En el Mundial de Eugene acabé décimo y sí que es cierto que esperaba más. Me vine contento porque batí el récord de España, pero el puesto me supo a poco. Como digo siempre hay cosas que pueden salir mejor, pero cuando el final te cuelgas el oro de campeón de Europa das por buena la temporada.

-A nivel individual llevaba 7 años sin un oro en un gran campeonato. ¿El oro continental tiene algo de reivindicación?

-No es un puñetazo en la mesa, pero sí que es cierto que lo valoras mucho más después de muchos años intentándolo sin conseguirlo. Es muy importante a título personal. Yo veía que aún tenía cosas buenas que ofrecer pero no acababa de salir las cosas bien en los grandes campeonatos. El cambio a 35 km me ha venido bien y ha salido perfecto. Es cierto que cuando vuelves a lo más alto del podio piensas en todo el trayecto pasado de sinsabores. Además, ser campeón de Europa con 34 años es un renacer a nivel deportivo que me hace encarar el futuro con optimismo e ilusión.

-Su triunfo en Múnich, además, vino con una diferencia de 2:41 sobre el segundo lo que le permitió disfrutarlo aún más…

-Uno siempre tiene el sueño de ganar un oro y disfrutarlo como lo hice allí. Es muy difícil conseguir el éxito y si lo logras lo normal es conseguirlo al final en pruebas igualadas. No sueles tener la oportunidad de disfrutarlo como yo lo hice tras escaparme muy pronto, hacer la carrera en solitario y que te salga todo bien para afrontar la parte final con esa ventaja. Hay mucha gente que lo intenta en un gran campeonato y acaba siendo cazado por el grupo. Es la carrera soñada llegando solo a meta con tiempo para saludar y disfrutarlo plenamente. No recuerdo algo así y menos en un gran campeonato; yo tuve la suerte de vivirlo para colgarme un oro europeo. El sueño de cualquiera es ganar, pero hacerlo así es mucho más difícil.

-¿Por qué ha pasado de los 20 kilómetros a los 35?

-Los Juegos de Tokio me dejaron tocado porque me había preparado muy bien y en forma, pero no salió como esperaba. Volví decepcionado y con sensación amarga por no competir bien y aunque el cambio ya lo tenía decidido al final fue cambiar un poco el chip. Buscaba motivaciones en una nueva distancia. El reseteo me ha venido bien aunque también considero que aún puedo hacer buenas cosas en los 20. En 2023 quizá pruebe alguno, aunque esté clasificado para el Mundial en 35 y tenga enfocado el año a eso.

-En Budapest hará 35… ¿y en los Juegos de París?

-La incógnita es esa. No se sabe si habrá 35 ya que se habla de una prueba mixta por equipos sin clasificación individual… Cuando confirmen qué se va a hacer tomaremos la decisión. Si no está el 35 individual habrá que intentarlo sí o sí en el 20 y si está el 35, decidiremos. Además habrá que ver cómo estoy de forma para afrontar el 20 en caso de poder decidir.

-Usted es el buque insignia de la marcha en España, el referente del que todos hablan maravillas. ¿Le ilusiona?

-Para mí es un orgullo y un placer que hablen cosas buenas de mí los compañeros. Significa que he hecho las cosas bien en mi carrera. También he de decir que me he quedado como el veterano tras la retirada de Chuso (García Bragado), José Ignacio (Díaz) o Luis Manuel (Corchete). Ya voy viendo lo que me pasó a mí de joven. Soy un poco el nexo que queda entre esa generación que a mí me ha aportado tanto y la nueva que viene haciéndolo muy bien como Álvaro (Martín), Diego (García Carrera), Alberto (Amezcua)… y muchos jóvenes que esperan una oportunidad que les llegará. Soy consciente de que me quedan menos años y que tengo que aprovechar las oportunidades que me queden.

-¿Los marchadores siguen pensando que su especialidad no es tratada como merece por todo lo que devuelve en éxitos?

-Llevamos muchos años reivindicando y sacando muy buenos resultados. A nivel personal sí te diría que cuando era más joven veía un poco injusto el trato. Con el paso del tiempo te vas adaptando y te das cuenta de que no se puede cambiar por más cosas que hagamos en forma de éxitos o medallas. Es difícil aceptarlo a veces y sí que nos gustaría tener más ese reconocimiento que creo que nos hemos ganado en la pista. A veces se da, otras no… pero no depende de los marchadores. Yo me enfoco en el trabajo y en lo que tengo que hacer, y de eso intento olvidarme porque al final no conduce a nada.

-Este año recibe ese reconocimiento a su año por parte de AS, ¿le ilusiona el galardón?

-Me hace mucha ilusión y es un placer que hayáis pensado en mí. Nunca he tenido la oportunidad de estar en la Gala de AS y como te decía ya no voy buscando reconocimientos porque casi no los espero. Por eso cuando vienen y sobre todo no los esperas es un placer. El AS es un medio nacional e internacional importante y me encanta estar en esa nómina de galardonados. Disfrutaré lo máximo que pueda compartir la tarde-noche con otros grandísimos deportistas, algo que me hace sentir muy valorado.

Mostrar más
Botón volver arriba