Deportes

Marcelo, en El Hormiguero: «Quiero retirarme en el Real Madrid, pero no es algo que decida yo solo»

Marcelo acudió a El hormiguero para, como dice Pablo Motos, «divertirse» y tratar diferentes temas de actualidad, tanto de su vida personal como futbolísticos. El jugador del Real Madrid se mostró muy relajado y dio rienda suelta a su arrollante personalidad.

Lo primero que hizo Marcelo fue explicar a Motos los ‘privilegios’ de ser capitán del Real Madrid. «Es un orgullo ser uno de los capitanes, pero no es un privilegio. Es cierto que puedes hablar un poquito más fuerte con el árbitro y no pasaría nada», comentó el jugador, que también habló de la responsabilidad de ser uno de los veteranos del equipo. “Con el tiempo que llevamos los más veteranos, no nos ha ido mal. Si tienes la oportunidad de elegir quién es tu ejemplo… Si hablo con ellos, seguramente me van a escuchar”.

Con todo y con eso, el jugador del Real Madrid no negó que es sus ‘años mozos’ también tuvo sus salidad. “He disfrutado mucho de la vida, pero sabiendo que hay que descansar”, explicó, al tiempo que reconocía que no llegó a saber lo que eran las fiestas de Ronaldo.

Al ser preguntado por las opciones del Real Madrid de llevarse la liga, Marcelo fue prudente. “Hemos visto muchas cosas y es por respeto a los compañeros de trabajo. Estamos unos puntos por delante como líderes, pero hay que respetar a los rivales”, declaró.

Cuando Pablo Motos preguntó a Marcelo por el partido de vuelta del cruce de Champions League contra el PSG, el jugador tampoco quiso dar una predicción. “¿Sabes qué va a pasar mañana? Pues esa es mi respuesta”, bromeó el lateral. Fue entonces cuando el presentador le comentó que quizás ayudaría la baja de Mbappé, pero Marcelo se mantuvo en su sitio. “No hay que desear el mal a ningún jugador. Si ganamos tenemos que ganar por nosotros, no porque falte un jugador o se lesiones. Por el bien del deporte, tienen que estar todos los jugadores y que gane el mejor”. Al cuestionarle sobre si veía al francés en el Real Madrid el año que viene, su respuesta fue de crack. “No veo a Mbappé en el Real Madrid porque no sé el futuro”.

Precisamente sobre su futuro en el Real Madrid, el jugador dejó claras sus intenciones, pero al mismo tiempo explicó que es una decisión que todavía no tiene tomada. “Estoy muy tranquilo. Estoy en el club de mi vida. Tengo en mi cabeza jugar hasta que mi hijo crezca y pueda jugar con él«, comentó Marcelo. «El futuro no lo sé. Tenemos partidos importantes, soy el capitán del mejor equipo del mundo y estoy muy arropado por mis compañeros. No pienso más allá. Todo tiene un fin, pero ahora mismo no pienso en esto. Quiero seguir toda mi vida aquí y retirarme en el Madrid, pero no decido yo solo”.

Pero si algo dejó Marcelo en su paso por El hormiguero, eso fueron las anécdotas. Desde su fichaje por el Real Madrid hasta su relación con Roberto Carlos y Sergio Ramos.

No sabía que iba a fichar. Me dijeron que tenía que ir a Madrid a conocer la ciudad deportiva. Mis cosas estaban en Brasil… Hablé con mi novia en la época, que ahora es mi mujer, y le dije que iba a Madrid», comienzó a contar. «Después de dijeron que fuera al Santiago Bernabéu, y me llevaron a una tienda a hacer un traje a medida y cuando llego está mi contrato allí y lo firmé sin pensarlo dos veces», sigue. “Era noviembre y Capello me dijo que si quería quedarme hasta Navidades, pero tenía mucho miedo y le dije que me iba a Brasil”.

Al Real Madrid llegó para sustituir a Roberto Carlos, que era su ídolo de la infancia. «Me quedé mudo al verle. Tal cual. Pero Roberto me ayudó muchísimo. Imagina a tu ídolo llevándote a su casa y tratándote como familia. A lo mejor para él era lo normal, pero para mí no«, confesó.

Cuando más se emocionó Marcelo fue al hablar de su relación con Sergio Ramos y el momento en el que el andaluz le pidió que subiesen juntos a la Cibeles. “Nunca dije esto en público. Sergio para mí es un hermano mayor. Me ayudó mucho en mi carrera, dentro del club… Pero hay una cosa que recuerdo que fue cuando me dijo que subiese con él a poner la bufanda en la Cibeles«, rememora. «No tenía por qué hacerlo y eso dice mucho. Lo llevo siempre en el corazón porque es su momento. Esta foto dice muchísimo y le agradezco aquella oportunidad».

Y es que aquella Champions League fue muy especial, sobre todo por la forma en la que se consiguió, con aquel famoso cabezazo de Ramos. “Jugar la primera final de Champions siendo la Décima… La mayor presión en una final fue esa. Cuando llega el famoso córner que centra Modric… Cuando centra Luka, yo sólo miraba el balón. Sergio dio el cabezazo y entró. En mi cabeza fue todo a cámara lenta. Fue increíble”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba