Viajes

Los dos castillos españoles que se miran el uno al otro

En la cima de un cerro en la provincia de Ciudad Real, se alza un imponente castillo a 936 metros de altitud. Frente a él, un segundo cerro recoge los restos de otra fortaleza, ambas rodeadas de vegetación y canchales. Se trata de los castillos de Calatrava la Nueva y Salvatierra, dos construcciones que se miran la una a la otra con una turbulenta historia común.

Años de batallas entre cristianos y musulmanes

No se conoce con exactitud el año en el que empezó a levantarse el castillo de Calatrava la Nueva, pero en 1187 ya hay referencias de su uso por parte de Nuño de Lara bajo el nombre castillo de Dueñas. Años después, ya en 1201, la construcción quedó en manos de la Orden de Calatrava. Al otro lado del valle, yergue el castillo de Salvatierra, que tiene su origen en una de las torres de vigilancia que flanqueaban la calzada romana que atravesaba la comarca. Más adelante, en el año 850, los musulmanes construyeron su propia fortaleza en el lugar.

Durante los siglos XII y XIII, ambos castillos se vieron envueltos en cruentas batallas como la de Alarcos. En esta gran derrota cristiana, los caballeros del rey cristiano Alfonso VIII fueron masacrados por los almohades y en al año 1211 los musulmanes tomaron el control del castillo de Salvatierra. La venganza de los cristianos llegó con la batalla de las Navas de Tolosa, cuando recuperaron de nuevo el dominio de esta fortaleza. Además, con los prisioneros musulmanes reformaron el castillo de Dueñas y lo transformaron en el de Calatrava la Nueva.

Un paseo por la historia

A día de hoy, el castillo de Calatrava la Nueva nos regala una interesante visita con la cual podemos conocer sus patios, torres, escaleras y un aljibe. Esta construcción de grandes dimensiones (alrededor de 46.000 metros cuadrados) pervivió hasta el siglo XIX, cuando fue abandonada tras las desamortizaciones de Mendizábal. Para acceder a ella se debe subir el cerro bordeando las llanuras exteriores hasta llegar a una explanada donde se encuentra una puerta del siglo XV.

De ahí pasaremos a un recinto rodeado de murallas y veremos otros espacios como una cámara semisubterránea donde se situaba el cuerpo de guardia y las caballerizas, una hospedería y un convento. En cuanto a la iglesia, en su fachada destaca un gran rosetón, mientras que en su interior encontramos tres naves con bóvedas de ladrillo y tres ábsides con arcos apuntados. Ya en la fortaleza central, veremos otros elementos como el patio de armas, el aljibe y las antiguas dependencias.

Por su parte, también podemos visitar el castillo vecino el de Salvatierra, aunque este se encuentra en peores condiciones. Aún podremos ver la torre del homenaje, de 12 metros de altura, así como algunos restos de sus murallas, torres, bóvedas, cámaras subterráneas y aljibes. Además, en una de sus laderas se puede apreciar el espacio donde se asentaba la población en torno a la fortaleza.

Cómo llegar a los castillos de Calatrava la Nueva y Salvatierra

La población más cercana a los castillos es la de Calzada de Calatrava. Esta se encuentra a poco más de media hora de Ciudad Real por la CM-4111. Desde allí, conduciendo unos 10 minutos por la CR-504, llegaremos a la zona de las fortalezas.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba