Noticias locales

Los agricultores queman muñecos con la cara de Pedro Sánchez frente a la sede de la Comisión Europea

Este lunes ha arrancado en Madrid la tercera semana consecutiva de marchas del sector agrícola. Los primeros agricultores han comenzado las protestas frente al Ministerio de Agricultura y posteriormente han emprendido el camino, junto con centenares de tractores, hasta la sede de la Comisión Europea (CE), situada en el Paseo de la Castellana número 46.

Frente al edificio europeo se han concentrado manifestantes de distintas organizaciones. Sin embargo, destaca la presencia de un grupo formado por una treintena de personas que ha quemado varios muñecos con el rostro del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Este mismo grupo, además, ha portado una pancarta con consignas contrarias de las organizaciones ASAJA, COAG y UPA, las convocantes de la marcha de esta jornada. Asimismo, al inicio de la manifestación, han realizado una cabecera paralela a la oficial para tratar de despistar, informa Isabel Fuentes frente a la sede de la CE.

En la marcha se han producido también momentos de tensión después de que los manifestantes iniciaran la marcha por el Paseo del Prado. Cuando se encontraban a la altura del Ministerio de Sanidad han cortado el tráfico de toda la vía, lo que ha provocado el despliegue de decenas de agentes de Policía Nacional. Sin embargo, las autoridades han podido disuadir a los agricultores de forma pacífica.

Esta quema de muñecos con el rostro de presidente no es la primera vez que sucede. El pasado mes de diciembre, algunos de los manifestantes que se concentraron ante la sede del PSOE en Ferraz para protestar por la amnistía también llevaron a cabo actos similares.

Algunos de los que protestaban en contra de esta ley sacaron muñecos del presidente, al que insultaron en retiradas ocasiones. Además, esta representación del líder del Ejecutivo también fue ahorcada y golpeada. Como consecuencia, la formación socialista señaló que estudiaría «todas las vías legales», en lo que podría suponer «un delito de odio», según indicaron.

Mostrar más
Botón volver arriba