Viajes

La piscina natural secreta de Ibiza: está en una cantera y tiene pocos visitantes

La preciosa isla de Ibiza es uno de los lugares más populares entre los destinos veraniego. Y es que la desbordante naturaleza del lugar nos brinda gran cantidad de playas donde pasar un relajante día bajo el sol. Pero más allá de sus arenales, encontramos otros lugares donde igualmente nos podemos dar un refrescante baño. Un ejemplo es Atlantis una desconocida piscina natural ubicada en una antigua cantera de piedra.

De cantera a lugar de culto hippie

Sa Pedrera o Atlantis, como es conocida popularmente, se escapa a todo tipo de masificación turística y nos espera como un remanso de aguas cristalinas al borde de un acantilado. Esta sorprendente piscina natural está oculta bajo un barranco arenoso de difícil acceso, dentro de la Reserva Natural de Cala d´Hort.

Este lugar fue antaño una cantera de marés que, con el tiempo y con la ayuda del movimiento hippie que se extendió en la isla balear en los años 60, se convirtió en el lugar de paz y calma que ha llegado hasta nuestros días. En su momento, de aquí se extrajo parte del material con el que se construyeron las murallas de la ciudad de Ibiza.

Aún podemos encontrar vestigios de esa función que tuvo años atrás, como un espigón de rocas que se adentra en el mar, una serie de escalones y las grietas por donde entra el Mediterráneo a la piscina. Además, el paisaje se completa con curiosas figuras talladas en la propia pared rocosa, por parte de los hippies, con forma de budas o dioses hindús.

Además, por si no fuera suficiente, junto a la piscina se abre una pequeña cala nudista de terreno rocoso. Es el lugar perfecto para practicar snorkel y adentrarnos en un mundo submarino de aguas claras y peces de colores.

Cómo llegar a Atlantis

Llegar hasta la piscina y la cala no es fácil, aunque eso le otorga un grado de serenidad y aislamiento muy buscado. Desde Ibiza, la capital homónima de la isla, el trayecto en coche es de 42 minutos en dirección a cala d’Hort, una de las más populares del lugar. Llegará un momento en el que veamos una larga recta cuesta abajo, y es ahí cuando debemos tomar un desvío hacia la izquierda por un camino de tierra con varias zonas donde aparcar.

Es ahora cuando sigue el recorrido a pie. Seguiremos el sendero bordeando por la izquierda el promontorio rocoso donde se asienta la Torre d’en Rovira hasta por fin llegar a un acantilado. A partir de aquí solo nos quedará descender por un camino de arena hasta la piscina o hasta la cala.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba