Viajes

La isla privada española abierta al público que permite recorrer todo su perímetro

La costa gallega es uno de los puntos más destacados en cuanto a paisajes naturales se refiere. Con sus increíbles playas e impresionantes acantilados que dominan la costa, constituyen un lugar único que enamora a todos sus visitantes. Sin embargo, también destacan las numerosas islas que contiene muy cerca de la costa, de las que alguna esconde aspectos muy curiosos.

Este es el caso de la isla de A Creba, en la ría de Muros-Noia, cerca de Santiago, que es de propiedad privada. Aunque, se encuentra abierta al público en el área delimitada por la Ley de Costas, que es la zona pública por donde se accede, y el perímetro, donde se puede disfrutar de un placentero paseo por el camino que rodea este promontorio.

Su historia

Esta peculiar isla contiene numerosos mitos y leyendas sobre su origen, siendo la más conocida aquella que cuenta como se construyó la ermita. El escritor Vicente Risco la cuenta así:

«En la Creba había moros que tenían un templo de su falso dios. Los cristianos los mataron dejando solo a la hija del jefe. Esta invocó al demonio, quien levantó una tempestad, ahogó a los cristianos y separó la isla de la tierra. La mora se convirtió en una gran serpiente rodeada de fieras que hundían a los barcos. Los cristianos fueron donde un santo hombre que les aconsejó bendecir la isla y erguir la iglesuela de Nuestra Señora de A Creba«.

La privatización y la polémica

Sin embargo, más allá de las leyendas, ha crecido en popularidad por la demanda ciudadana de que pase a ser de titularidad pública. En el medio gallego La Voz de Galicia explican que A Creba está inscrita en el Registro de la Propiedad desde hace justamente cien años, en 1922, y es privada ‘desde tiempo inmemorial’, según manifestaron los anteriores propietarios.

La titularidad privada está plenamente documentada y con todo amparo legal, como consta en el Registro de la Propiedad y las licencias otorgadas a los actuales propietarios. Sin embargo, estas licencias pertenecen al Concello de Outes, a cuyo término se consideraba que pertenecía A Creba hasta qué una documentación hallada en 1988 la sitúa en Muros.

Con la adscripción de la isla al término municipal de Muros empezaron a agitarse las reivindicaciones sobre el islote, así como las iniciativas contra actuaciones.

Un paseo por A Creba

A pesar de todo ello, A Creba ofrece a aquel que la visite disfrutar de un recorrido tranquilo y en familia. Lo más recomendable es llegar en pequeñas embarcaciones y desembarcar por el pequeño pantalán construido por el propietario de la finca. Su camino, de no más de una hora, permite recorrer su superficie ofreciendo preciosas panorámicas de la ría de Muros.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba