Salud

La dieta que puede disminuir el riesgo de cáncer, demencia y enfermedades cardiovasculares

Durante años los expertos han predicado las bondades de la dieta mediterránea para la salud y en la esperanza de vida de las personas. Ahora, la evidencia científica apunta de manera aún más clara a los efectos que este patrón puede tener sobre el riesgo que tenemos de padecer ciertas condiciones crónicas como enfermedad cardíaca, demencia y cáncer.

¿Qué es realmente la dieta mediterránea?

En este sentido, el portal de noticias sobre medicina Medical News Today señala que son muchas las dietas a las que se les han atribuido esta clase de propiedades para la salud, pero que pocas han resistido el escrutinio de la ciencia. La excepción consistente ha esto parece ser la dieta mediterránea.

Concretamente, en la actualidad se considera que existen pruebas sólidas de que las personas que este plan nutricional puede reducir la enfermedad cardiovascular, el riesgo de padecer ciertos cánceres, beneficiar la cognición, reducir el riesgo de diabetes y aliviar los síntomas de la esclerosis múltiple.

Lo primero que hay que entender es que la dieta mediterránea es un patrón concreto, definido por la Asociación Americana del Corazón en base a:

  • Una alta ingesta de verduras, frutas, cereales integrales y legumbres.
  • Uso de lácteos bajos en grasa, pescado, pollo, aceites vegetales no tropicales y frutos secos.
  • Limitación en el uso de azúcares añadidos, bebidas azucaradas, sodio, alimentos altamente procesados, carbohidratos refinados, grasas saturadas y carnes grasas o procesadas.

A ello, la Escuela de Salud Pública de Harvard enfatiza la importancia de las grasas saludables, como las presentes en el aceite de oliva, el aguacate, los frutos secos o el pescado azul.

¿Están comprobados sus efectos?

Según señalan los expertos consultados por el medio especializado, los beneficios de esta dieta se deben principalmente a su alto contenido en fibra, grasas saludables, antioxidantes, polifenoles, vitaminas, minerales y proteínas.

Así, una revisión de la literatura publicada este mes de marzo con una muestra conjunta de más de 700.000 participantes mujeres encontró que la dieta mediterránea reducía el riesgo de enfermedad cardiovascular en un 24%, y el riesgo de mortalidad por cualquier causa en un 23%.

De manera similar, un estudio similar realizada en base a datos de 60.000 pacientes concluyó que la dieta mediterránea reducía el riesgo de demencia incluso en aquellos con predisposición genética.

La relación con el cáncer parece ser más complicada, pero a nivel general sí que es cierto que la dieta mediterránea parece reducir el riesgo de algunos tipos de tumor y aumentar la eficacia de algunos tratamientos.

¿Cómo ayuda a la salud?

El mecanismo exacto mediante el que la dieta mediterránea beneficia a la salud no está aún claro, pero las investigaciones parecen sugerir que tiene cinco efectos principales sobre el organismo:

  • Un descenso de los lípidos.
  • Protección frente al estrés oxidativo, la inflamación y la agregación plaquetaria.
  • Modificación de las hormonas y los factores de crecimiento involucrados en la patogénesis del cáncer.
  • Restricción de aminoácidos específicos.
  • Influencia sobre el microbioma intestinal para producir metabolitos que benefician la salud metabólica.

Referencias

Katharine Lang. Can a Mediterranean diet help keep heart disease, dementia, and cancer at bay? Medical News Today (2023). Consultado online en https://www.medicalnewstoday.com/articles/can-a-mediterranean-diet-help-keep-heart-disease-dementia-and-cancer-at-bay el 22/03/2023.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba