Salud

La ciencia revela por qué no debes hacer compras on line cuando tienes sueño o estás muy cansado

En España, más de la cuarta parte de las compras totales se realizan a través de Internet, en una proporción ascendente año tras año. La gran mayoría de esas incursiones on line se realizan por la noche, una mala idea para nuestro bolsillo (y nuestra salud) según nos explican expertos en la materia de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Cuando nuestra mente está cansada del gran esfuerzo de toda la jornada, la fuerza de voluntad desciende y el cerebro no es capaz de razonar como debería a la hora de hacer una compra. Esta circunstancia nos lleva directamente a gastar más dinero, porque ver productos que están a la venta con falta de sueño o a última hora del día nos convierte, casi con toda seguridad, en ‘malos consumidores’.

La explicación científica de por qué el sueño nos hace comprar peor

¿Qué relación tienen el cansancio y el sueño con la impulsividad a la hora de comprar? Para adquirir cualquier tipo de producto, el ser humano suele poner en práctica el control de impulsos, más aún en la sociedad actual en la que recibimos infinitos estímulos que nos invitan a comprar de manera compulsiva. Las facilidades que nos otorga internet, en estos casos, no ayudan al autocontrol.

El llamado autocontrol es la habilidad para modular nuestros impulsos y reacciones de manera ‘normal’. Su ausencia, por otra parte, se ha relacionado directa o indirectamente con problemas diversos de mayor o menor gravedad, desde cometer un crimen a procrastinar una tarea pendiente. De ahí la importancia de este concepto.

«El sueño es básico para un funcionamiento óptimo físico y mental, pero también lo puede ser para nuestro bolsillo. En el control de impulsos está implicada un área cerebral denominada corteza prefrontal, y esta área es especialmente vulnerable a la falta de sueño y el cansancio», explica la doctora Ana Fernández Arcos, coordinadora del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y el Sueño de la SEN.

La falta de sueño afecta a la corteza prefrontal, disminuyendo su actividad con afectación de la atención, control de impulsos, regulación del ánimo y toma de decisiones.

El ‘peligro’ de comprar por la noche

Llegar del trabajo, instalarse cómodamente en casa, y abrir el ordenador es uno de los hábitos más instaurados en los hogares españoles a la hora de hacer compras. Indudablemente, es un momento de relax, y podría parecer buena idea. Pero no podemos dejarnos llevar por las apariencias.

«Es posible que nuestras decisiones no sean tan acertadas como las que hacemos durante el día. El cansancio y la somnolencia nos hacen más proclives a hacer una compra que de otra manera sería mejor seleccionada, más económica o que pospondríamos a un momento más adecuado. Por esta razón, es mayor el riesgo de comprar cosas innecesarias por la noche», señala la doctora Arcos.

Otra experta de la SEN, Celia García Malo, añade: «La experiencia de comprar al atardecer o durante la noche tiene otras repercusiones. Navegar por Internet produce un estado de hiperalerta y un pico de secreción de dopamina que dificultará conciliar el sueño más adelante, generando un círculo vicioso que nos lleva a un sueño corto y una peor forma física y mental».

La importancia del buen descanso para el autocontrol

En el momento en que nuestra mente está agotada, la fuerza de voluntad que se nos presupone está mermada y nuestro cerebro no reflexiona todo lo que debería sobre las implicaciones del coste. Por eso es más probable que gastemos más dinero. Comprar faltos de sueño o a última hora del día nos puede convertir en ‘malos consumidores’.

Las compras durante la noche también afectan a nuestro sueño y descanso normal, además de hacernos gastar más dinero. Desde la Sociedad Española de Neurología recuerdan que «una duración de sueño adecuada es aquella tras la que nos encontramos en condiciones óptimas para llevar a cabo las actividades diarias».

Aunque esta cantidad de horas de sueño es variable según las personas, e incluso puede cambiar a lo largo de nuestra vida, si el periodo de sueño es inferior al recomendado (7 horas en adultos sanos) o de baja calidad (por despertares frecuentes o trastornos variados) se pueden ver alteradas funciones cerebrales tales como la atención, la memoria, la regulación emocional y la percepción sensorial.

Si estás cansado, no compres

Las compras compulsivas son malas para nuestro bolsillo, y para nuestra salud. La doctora Arcos expone que «cualquier compra que hagamos es recomendable hacerla teniendo consciencia del gasto y de si lo que estamos comprando es verdaderamente necesario. Hay que evitar comprar cuando estamos privados de sueño porque nuestro cerebro se vuelve ‘más impulsivo’ y ‘menos consecuente’».

Tras una noche sin dormir pueden verse alteradas la dieta, la toma de medicación, el rendimiento laboral o incluso la conducción. Si una persona tiene falta de sueño, por ejemplo, por tener un trabajo nocturno, tendrá más dificultades para mantener el autocontrol y por ello dominará peor sus impulsos, debido a la alteración en el funcionamiento de la corteza prefrontal ya mencionada.

Por esta misma razón, «algunas de las personas que presentan rasgos de personalidad más impulsivos, con problemas de autocontrol, podrían achacarlo a una privación crónica de sueño«, concluye la doctora Malo.

¿Quieres recibir los mejores contenidos para cuidar tu salud y sentirte bien? Apúntate a nuestra nueva newsletter.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba