Deportes

Jenni Hermoso declarará finalmente por el 'caso Rubiales' ante la Audiencia Nacional el próximo 2 de enero

El juez de la Audiencia Nacional que conduce el ‘caso Rubiales’, Francisco de Jorge, ha decidido aplazar al próximo 2 de enero la declaración de la jugadora Jenni Hermoso en el marco de la investigación al expresidente de la Federación Española de Fútbol por el beso que le dio tras la final del Mundial en Sídney (Australia) sin su consentimiento.

La internacional española debía comparecer el próximo martes 28 de noviembre en la Audiencia Nacional para dar su versión sobre lo sucedido con Luis Rubiales en la ceremonia de entrega de medallas de la Copa del Mundo, si bien la defensa de Rubiales y del director de marketing de la RFEF, Rubén Rivera, solicitaron cambiar la declaración por problemas de agenda. Del mismo modo, la declaración como testigo de su compañera Laia Codina, que se aplazó la semana pasada por problemas técnicos, ha sido fijada para el 1 de diciembre.

De esta forma, el magistrado ha emplazado a la futbolista el próximo 2 de enero, una fecha que también facilita las cosas a la campeona del mundo, ya que habría tenido que abandonar la concentración de la Selección en la sede de la RFEF para declarar. Hermoso acudirá a Las Rozas el próximo lunes 27 de noviembre para preparar junto al resto de sus compañeras y la seleccionador Montse Tomé los partidos ante Italia y Suecia de la UEFA Women’s Nations League, fundamentales para los JJ.OO. de París 2024.

La comparecencia de Jenni Hermoso es una diligencia clave en la causa en la que se investiga a Rubiales por delitos de agresión sexual y coacciones, y a otros tres miembros de su equipo. Sin embargo, todavía no se había podido practicar fundamentalmente por problemas de agenda, ya que la futbolista juega en el Pachuca de México y goza de una apretada agenda deportiva.

Aunque todavía no ha dado su versión ante el juez la pieza clave del caso, sí que lo hizo ante la Fiscalía, que acabó presentando una querella contra Rubiales tras escuchar a la jugadora. En aquella declaración, prestada el 5 de septiembre, apenas unos días después de la final del Mundial, Jenni Hermoso denunció formalmente ante la Fiscalía que el beso en la boca que le dio su superior no fue consentido, y añadió además que tanto ella como su entorno se sintieron presionados por Rubiales y su equipo para que le defendiese públicamente.

Tras recabar la versión de la madrileña, la Fiscalía se querelló contra Rubiales en la Audiencia Nacional y el juez acabó abriendo una causa contra él, en la que también están investigados por coacciones el exseleccionador Jorge Vilda, el director de la selección masculina, Albert Luque; y el director de marketing de la RFEF, Rubén Rivera.

Los cuatro han negado haber presionado a la jugadora o a su entorno más cercano y el propio Rubiales sigue manteniendo que el beso fue consentido fruto de la «efusividad» y «espontaneidad» de la celebración de la victoria de la selección.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba