Salud

Esto es lo que tienes que hacer para recuperarte después de una sesión de fitness intensa

Cuando se entrena varios días por semana y, sobre todo, cuando se trata de un entrenamiento intenso, es muy posible que arrastres cansancio entre sesiones, lo que es un gran problema para poder rendir al máximo y conseguir tus objetivos.

Tanto el descanso como la recuperación son fundamentales dentro de un entrenamiento y por este motivo conviene conocer la mejor manera de recuperarte después de una sesión de fitness intensa.

Recomendaciones para recuperarte tras una sesión de fitness intensa

La recuperación tras una sesión de fitness de alta intensidad es fundamental para poder mejorar tu rendimiento y sentir un mayor bienestar. Además de ayudarte a afrontar la siguiente sesión de entrenamiento, cuando corresponda, una adecuada recuperación hará que el resto de tus actividades cotidianas no se vean afectadas por ese cansancio. Por otro lado, una adecuada recuperación ayuda a reducir el riesgo de lesión.

Hay una serie de consejos a tener en cuenta para conseguir una mejor y más rápida recuperación, comenzando por terminar el entrenamiento con calma y no finalizarlo de forma abrupta, un error muy común. Es aconsejable que, tras una sesión de fitness intensa, no termines con una elevada intensidad y en su lugar, que concluyas con una fase corta más suave que te permita regresar poco a poco a la calma. Reduce el ritmo en los últimos diez minutos de sesión y esto te ayudará a una recuperación más intensa.

Junto a un final de sesión tranquilo, será el momento de realizar unos suaves estiramientos. Estos son de gran importancia para reducir la tensión muscular y ayudar a que los músculos se recuperen. Después de estirar, será muy favorecedor el realizar unos baños de contraste, en los que alternes el uso de agua fría con el agua caliente. Para ello tendrás que ir intercambiando entre chorros de agua fría y caliente durante unos 30 segundos y, repitiendo el proceso unas 6-7 veces. Son muy beneficiosos, ya que el frío reduce el dolor muscular y el calor contribuye a favorecer la circulación sanguínea, así como a relajar tendones y músculos.

Si ha sido una sesión de fitness intensa, es muy posible que los músculos hayan llegado a sufrir algún daño, el cual puedes combatir disfrutando de los beneficios de darte un baño de agua fría. Gracias a ella podrás reducir la circulación de sangre en los músculos, frenando las posibles hemorragias que hayan podido ocasionarse en los tejidos.

Además, también puedes disfrutar de los beneficios de las saunas, que son especialmente eficaces a la hora de obtener una mayor relajación corporal, al relajar la musculatura e incrementar el flujo sanguíneo, lo que favorece la recuperación de posibles lesiones al tiempo que provoca una aceleración de la regeneración muscular. También reducen la tensión muscular y se puede disfrutar de una recuperación más intensa.

Para favorecer la recuperación también te recomendamos usar técnicas de relajación activa, como el yoga, la meditación o una relajación muscular progresiva, entre otras. Con apenas diez minutos de relajación diaria podrás reducir tensiones y hacer que mejore en gran medida el proceso de recuperación de tus músculos.

Más allá de todas estas acciones, es fundamental que te alimentes adecuadamente, apostando por combinar carbohidratos complejos y proteínas. Por supuesto, debe haber una hidratación constante, evitando el consumo de bebidas alcohólicas y otros malos hábitos como el tabaco, que también son perjudiciales de cara a la recuperación tras una sesión de fitness intensa.

Por último, tenemos que mencionar el sueño, el método más efectivo y sencillo para recuperarse tras una sesión de fitness intensa. Se deben dormir al menos 8 horas para que sea reparador para la mente y el cuerpo.

¿Quieres recibir los mejores contenidos para cuidar tu salud y sentirte bien? Apúntate gratis a nuestra nueva newsletter.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba