Economía

El precio de los carburantes se desinfla, pero sigue siendo un 46% más caro que hace un año y superior a la media de la UE

El precio medio de los carburantes ha sumado su séptima semana consecutiva de caídas y acumula un abaratamiento superior al 12% desde finales de junio, cuando cortó la tendencia alcista en que estaba inmerso desde principios de año, acrecentada desde la invasión de Ucrania por Rusia.

En concreto, el precio medio del litro de gasolina se ha situado esta semana en los 1,86 euros, tras registrar una bajada del 2,2% con respecto a hace siete días, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. De este modo, acumula ya siete semanas consecutivas de descensos.

En el caso del diésel, el precio medio del litro ha caído esta semana hasta los 1,8543 euros, tras registrar una bajada del 2,06%, encadenando su sexta caída. En lo que se refiere a la gasolina, se trata de su nivel más bajo desde el pasado 16 de mayo, mientras que el gasóleo ha descendido a mínimos desde el 30 de mayo.

No refleja el descuento

Este importe medio de ambos carburantes incluye los impuestos, pero no refleja el descuento que entró en vigor desde el pasado 1 de abril de al menos 20 céntimos por litro, ya que hay descuentos superiores, dependiendo de la petrolera y de las promociones a los clientes fidelizados.

Contando con esa subvención, el precio del litro de gasolina sería de 1,66 euros, mientras que el del gasóleo se situaría en los 1,65 euros, en ambos casos inferior a los que marcaba a finales de marzo, antes de la entrada en vigor de la ayuda.

No obstante, a pesar de este abaratamiento registrado en las últimas semanas, el precio de los carburantes registra un precio especialmente alto con respecto a los últimos años en estas alturas de verano.

Precios muy altos respecto a 2021

Así, con respecto a la misma semana de hace un año, el precio medio del litro de gasolina es un 31% más caro, mientras que en el caso del gasóleo se ha encarecido un 46%, aunque sin tener en cuenta la bonificación vigente actualmente.

Recogiendo la subvención, el precio del litro de gasolina es un 17% más caro que a principios de agosto de 2021, mientras que en el caso del gasóleo el precio es un 30% superior.

Con los precios actuales, llenar un depósito medio de 55 litros tanto con gasolina como con gasóleo cuesta algo más de 90 euros, teniendo en cuenta la ayuda de 20 céntimos el litro, lo que supone pagar en torno a 13 euros más que en las mismas fechas del año pasado, en el caso de la gasolina, y 21,12 euros para el gasóleo.

Estas cifras se registran en un entorno de precios elevados del crudo en el actual contexto, marcado por la guerra en Ucrania. No obstante, este jueves el barril de Brent, de referencia en Europa, cotizaba por debajo de los 100 dólares (98,09 dólares), mientras que el Texas americano se intercambiaba a 92,58 dólares.

El precio de los carburantes depende de múltiples factores, como su cotización específica (independiente de la del petróleo), la evolución del crudo, los impuestos, el coste de la materia prima y de la logística y los márgenes brutos.

Más cara que la media europea

Con estos niveles, el precio de la gasolina sin plomo de 95 se mantiene en España por encima de la media de la Unión Europea, situada en 1,799 euros el litro, así como de la zona euro, con un precio medio de 1,848 euros.

Por países, y en cuanto a la gasolina sin plomo, el país con el precio más caro es Finlandia, con 2,164 euros el litro, frente a los 1,313 euros por litro de Hungría, el más barato. Y en cuanto al diésel, Suecia se lleva la palma como la más carera, con 2,233 euros el litro, mientras Malta es la que cobra el diésel más barato (1,210).

Mostrar más
Botón volver arriba