Salud

El efecto del alcohol en los riñones

En ocasiones especiales y momentos puntuales, es muy habitual acompañar las reuniones sociales con alguna bebida alcohólica, por lo menos en España. Una costumbre que, en su justa medida, es aceptable (aunque no necesariamente recomendable), pero que cuando se convierte en algo habitual puede llegar a ser un problema, causando daños en nuestra vida personal y también en nuestra salud, llegando a afectar al funcionamiento de los riñones.

Los riñones, que se encuentran situados en el abdomen, tienen la función de eliminar los desperdicios de la sangre y el exceso de agua en forma de orina, también ayudan a mantener el equilibrio de sustancias químicas en el cuerpo. Estas son sus funciones más conocidas, pero también son los encargados de elaborar hormonas que ayudan a controlar la presión arterial y estimulan la médula ósea para que produzca glóbulos rojos. No sorprende demasiado que un buen funcionamiento de los mismos sea esencial.

El efecto del alcohol en los riñones

Una de las funciones de los riñones es eliminar las sustancias tóxicas de nuestro cuerpo y un consumo excesivo de alcohol hace que se produzca una sobrecarga tóxica en nuestros riñones, afectando a la capacidad de filtración del sistema renal. El alcohol puede provocar un desequilibrio en el mecanismo de filtrado, inhibe la secreción de la hormona antidiurética, encargada de reabsorber el agua por parte del riñón.

Al beber mucho alcohol, el riñón deja de identificar los líquidos necesarios y filtra la mayoría de ellos a la vejiga, donde son transformados en orina para su posterior expulsión. Esto acentúa el estado y el efecto de la deshidratación, que resulta todavía mayor por el efecto diurético del alcohol y es la responsable de la resaca, el riñón se ve en la obligación de trabajar más de lo normal, así como de tomar otros líquidos del cuerpo para su hidratación.

Un consumo excesivo de alcohol puede causar daños a corto plazo, provocando una lesión renal aguda. También a lo largo del tiempo puede derivar en enfermedades graves, produciendo un síndrome de necrosis tubular aguda, que puede derivar en insuficiencia renal o en enfermedad renal crónica. Además, también se ha demostrado que un consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de desarrollar cálculos renales e infecciones urinarias.

Qué hacer para tener los riñones sanos

Hay muchos factores que influyen en la salud de nuestros riñones, por eso son muchos los aspectos de nuestra vida diaria que podemos cuidar para conseguir que estos estén sanos y trabajen de manera efectiva.

Uno de los aspectos que tenemos que cuidar es la alimentación, como hemos visto, una de las funciones de los riñones es filtrar las sustancias tóxicas, por lo que una dieta saludable y equilibrada puede ser clave. Aumentar la ingesta de frutas y verduras, reducir la cantidad de sal, emplear sistemas de cocinado saludables, como hacer la comida horneada o a la plancha en lugar de frita, eliminar los azúcares añadidos, por ejemplo reduciendo el consumo de refrescos y zumos.

También es importante llevar una vida más activa, realizando ejercicio físico, tener un peso saludable, descansar las horas suficientes, evitar el alcohol y el tabaco, reducir el estrés, y prestar atención a enfermedades que pueden afectar al buen funcionamiento de los riñones, como la diabetes, la presión arterial alta y la enfermedad cardíaca. Hay algunos fármacos que pueden afectar a los riñones, pero en este caso, tendrá que ser un profesional sanitario quien nos explique la mejor manera de minimizar estos daños.

Referencias

Prevención de la enfermedad de los riñones – NIDDK. (s. f.). National Institute Of Diabetes And Digestive And Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-rinones/informacion-general/prevencion

¿Quieres recibir los mejores contenidos para cuidar tu salud y sentirte bien? Apúntate gratis a nuestra nueva newsletter.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba