El día que Rafa Mujica se subió al carro

Ya se sabía, desde que amaneciera el presente curso futbolístico, que Jesé Rodríguez iba a tener un protagonismo capital en esta Unión Deportiva Las Palmas. Estaba por definir su posición, quizás más efectivo, por su naturaleza, como extremo, pero igualmente decisivo en la punta del ataque. Poco a poco, la ausencia de alternativas a Jesé como vértice de la ofensiva amarilla dejó solo ante el peligro al atacante grancanario.

Hasta el sábado pasado. Al menos de momento. Más que falta de alternativas, el discurrir de la temporada fue demostrando la falta de confianza tanto de Pepe Mel como de García Pimienta en Sadiku y Rafa Mujica. De hecho, con el nuevo entrenador, ambos futbolistas jugaron unos minutos en el debut, ante la Real Sociedad B (0-0), con Sadiku incluso como titular, mas permanecieron inéditos ante Cartagena, Burgos y Zaragoza. Este, “indispuesto”, tampoco compareció ante el CD Lugo.

Precisamente, el partido del pasado sábado ante el equipo alvibermello puede haber cambiado el torcido rumbo de Mujica. La llegada de García Pimienta le despejó sobremanera el horizonte, pues ambos se conocían de sobra tras el paso del pibe por la cantera del Barça, a donde llegó siendo apenas un juvenil de 16 años que se había hinchado de marcar goles en las categorías inferiores de Las Palmas. Tampoco es que ese aval le valiera de mucho. Hasta la visita del Lugo.

Sorprendiendo a propios y extraños, el equipo titular de la UD contó con alguna sorpresa, especialmente llamativa la del propio Mujica, que hasta entonces apenas acumulaba 101 minutos en toda la temporada. Ante su gran oportunidad, salió como un potro desbocado, desde el centro del ataque con Jesé a un lado, para subirse definitivamente al carro de un equipo para el que cualquier impulso y ayuda son pocos en su agónica lucha por volver a unos puestos de playoff que no cata desde diciembre. Y ofreciendo, además, nuevas opciones para comparecer de inicio.

Tan intenso y activo como el que más, Mujica horadó la roca lucense para darle el empate a su equipo cuando peor lo estaba pasando, pues un minuto antes solo el larguero impidió el 0-2 de Moyano. Apenas un minuto después de lo que pudo ser un drama para Las Palmas, el 9 del equipo grancanario, en una acción de delantero de toda la vida, recibió un gran pase, otro más, de Viera. En menos de lo que dura un pestañeo, recibió de espaldas y, con el interior de su bota derecha, apenas le valió un toque para zafarse de Alende, plantarse delante de Óscar y cruzar la pelota para hacer el 1-1 de una manera tremenda.

Un rato después, al filo del descuento del primer tiempo, aprovechó un buen centro de Jesé para achuchar todo lo que pudo a Alende, que acabó metiendo el 2-1 en su propia portería. Extenuado, y con la sensación del trabajo bien hecho, fue cambiado por Peñaranda en el minuto 76.

De momento, Rafa Mujica acumula 7 partidos, únicamente titular hace dos días, y 177 minutos sobre el césped más un gol. Sin embargo, su última comparecencia puede haber sido el punto de inflexión que tanto tiempo se tiró esperando, covid y lesiones mediante. Un golazo con que el se impulsó para subirse al carro de Las Palmas.

Salir de la versión móvil