Salud

El consumo de uva ayuda a paliar el daño de los rayos UV en la piel

Un reciente estudio en humanos, publicado en la revista científica ‘Antioxidants‘, ha descubierto que el consumo de uvas protege contra los daños causados por los rayos ultravioleta (UV) en la piel.

Así, los sujetos del estudio mostraron una mayor resistencia a las quemaduras solares después de consumir 2,25 tazas de uvas al día durante dos semanas. Además, quienes mostraban resistencia a los rayos UV demostraron perfiles microbiómicos y metabolómicos únicos que sugieren una correlación entre el intestino y la piel.

Se cree que los componentes naturales conocidos como polifenoles presentes en las uvas son los responsables de estos efectos beneficiosos, de manera que este nuevo estudio refuerza las investigaciones anteriores en este ámbito.

En esta investigación con 29 voluntarios humanos, los científicos examinaron el impacto del consumo de polvo de uva entero -equivalente a 2,25 tazas de uva al día- durante 14 días contra el fotodiagnóstico de la luz UV.

La respuesta de la piel de los sujetos a la luz ultravioleta se midió antes y después de consumir uvas durante dos semanas, determinando la dosis umbral de radiación ultravioleta que inducía un enrojecimiento visible después de 24 horas: la dosis mínima de eritema (MED). Además, se realizó un análisis metabolómico del microbioma intestinal y de muestras de sangre y orina.

Finalmente, un tercio de los sujetos demostró resistencia a los rayos UV tras el consumo de uva, y estos mismos sujetos mostraron diferencias significativas en el microbioma y el metaboloma en comparación con los que no respondieron.

En particular, los mismos tres metabolitos urinarios se redujeron en el grupo resistente a los rayos UV. Un metabolito en particular (la D-2-desoxirribosa) es un fuerte indicador de la reducción del daño del sol y sugiere perfiles genéticos únicos de relevancia para la medicina personalizada.

Además, tres de los sujetos resistentes a los rayos UV mostraron una respuesta duradera en la que la protección contra los rayos UV se mantuvo tras volver a no consumir uva durante cuatro semanas más. Este trabajo sugiere que un segmento de la población es capaz de resistir a las quemaduras solares tras el consumo de uva, y que existe una correlación entre el eje intestino-piel y la resistencia a los rayos UV.

«Que tu alimento sea tu medicina y la medicina sea tu alimento‘ se remonta a la época de Hipócrates. Ahora, después de 2.500 años, como ejemplifica este estudio en humanos realizado con uvas de dieta, seguimos aprendiendo la realidad de esta afirmación», concluye el autor principal del estudio, John Pezzuto, de la Western New England University de Springfield (Estados Unidos).

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba