Economía

El aviso del BCE ante un posible aumento de la morosidad

El impacto a nivel económico y geopolítico tras el estallido del conflicto en Ucrania ha provocado una profunda incertidumbre en la evolución de la economía y de los mercados financieros. Asimismo, ha aumentado los riesgos para el sector bancario. Por ello, destaca el Banco Central Europeo (BCE), «la situación actual exige extrema prudencia por parte de los bancos y supervisores bancarios».

En su publicación sobre las prioridades supervisoras para el periodo 2023-2025, la institución europea advierte de que «los riesgos financieros y no financieros han aumentado para el sector financiero europeo«. Asimismo, «la evolución de la economía y los mercados financieros sigue siendo muy incierta, lo que deja más margen para sorpresas a la baja que al alza».

Cuáles son sus prioridades

Ante el contexto actual, el BCE exige «prudencia extrema». «Es esencial que los supervisores sigan monitoreando y revisando la adecuación y solidez de las prácticas de provisión y posiciones de capital de los bancos, así como las proyecciones y los planes de distribución como parte de sus actividades regulares de supervisión», recoge. Así, las entidades de crédito tendrán que fortalecer su capacidad de resistencia ante posibles perturbaciones.

Debido al alza inflacionista, los bancos centrales de todo el mundo han endurecido sus políticas monetarias aumentando los tipos de interés. En este sentido, «se espera que la combinación de condiciones de financiamiento más estrictas a raíz del aumento de las tasas de política y una perspectiva de crecimiento deteriorada desafíe aún más la capacidad de servicio de la deuda de las contrapartes de los bancos».

Asimismo, prevén que las empresas se enfrenten a mayores costes para la financiación, insumos y explotación, así como a una «perspectiva de crecimiento más débil, lo que podría conducir a un aumento de las tasas de endeudamiento».

«El aumento de las tensiones geopolíticas, de los tipos de interés y los temores de una recesión económica en Europa pesan sobre la dinámica de los mercados financieros», advierte el organismo europeo.

De tal manera que la restricción de las condiciones para la financiación y el aumento del riesgo de recesión «han empezado a pesar sobre las condiciones crediticias en Europa», lo cual afectará a hogares y empresas, aunque en distinto grado, puesto que dependerá de factores como el nivel de endeudamiento.

«Esta situación, unida al encarecimiento del coste de la vida, al descenso de los salarios reales y a la subida de los tipos de interés, suscita preocupación, especialmente para las entidades de crédito que operan en países con una elevada proporción de hipotecas a tipo de interés variable», recoge Europa Press.

Mostrar más
Botón volver arriba