Noticias locales

El 'asesino del Grindr' reconoce los hechos y pacta una rebaja de 25 a 20 años de cárcel

Julián Ovejero, conocido como el ‘asesino de Grindr’, que fue detenido en 2021 por matar de 65 puñaladas a un hombre con el que se había citado a través de la aplicación, ha admitido en el juicio que la víctima no pudo defenderse del ataque «repentino» al que le sorprendió por la espalda, una confesión con la que logra que se le reduzca la pena de 25 años a 20 años de cárcel.

La Audiencia Provincial de Madrid ha celebrado en la mañana de este martes la segunda sesión de la vista por el crimen ocurrido el 24 de febrero de 2018 en un piso del barrio madrileño de Carabanchel donde se citó con Najuzatih Zahell (nombre de la victima). La sesión ha comenzado con la declaración del acusado, que de manera clara y sin titubear ha contestado a las preguntas del fiscal, ya que la acusación particular y la defensa no le han interrogado.

Ovejero ha reconocido los hechos relatados por la Fiscalía, y al ser preguntado sobre si se dieron las circunstancias atenuantes que expuso su defensa (obcecación, alteración psíquica y consumo de drogas) ha contestado que no. Ha cambiado así su declaración de 2022 ante el juez, en la que dijo que se volvió como loco y que estaba drogado.

Ha relatado que él no había tomado drogas pero que la víctima sí, y que en un momento dado cogió un cuchillo de la cocina y apuñaló a Najuzatih, inicialmente por la espalda. «Ocurrió todo tan rápido, en uno o dos minutos… estábamos de pie y él cae al suelo y yo seguí atacándole«, ha añadido, precisando que la víctima no tuvo posibilidad de defenderse «porque todo fue repentino».

Ha asegurado que él si era consciente de lo que hacía y que cuando se fue del piso la víctima estaba viva. «Hice lo que se me ocurrió en ese momento, no sabría explicárselo«. Tras la agresión trató de limpiarse las manos en el lavabo, cogió el arma homicida y el móvil de Najuzatih, se vistió y salió del piso a los dos o tres días se marchó a Argentina.

Reducción de condena

Después de esta declaración la Fiscalía ha modificado sus conclusiones provisionales, rebajando de 25 a 20 años su petición de cárcel al estimar el reconocimiento de los hechos y eliminar el delito de hurto que le imputaba por robar el móvil de la víctima.

La acusación particular se ha adherido a esta petición y también la letrada del acusado, que ha explicado que Julián Ovejero necesitaba responder por el crimen y pedir perdón. «Él quería acabar con todo esto. Quería asumir la culpa y empezar la vida desde cero rapidamente», y por eso se ha «amoldado» a lo que ha pedido la Fiscalía, ha explicado la letrada Mari Luz Floro al acabar la sesión, que ha destacado que Ovejero está «fatal, abatido».

La letrada ha explicado también que el motivo del crimen se desconoce y probablemente nunca se sepa, al igual que ha sostenido el letrado de la acusación particular, Julen Martínez, quien ha puesto de relieve que «lo importante es que se sepa la verdad» y que Ovejero responda penalmente por lo que hizo.

Actualmente, Ovejero sigue un tratamiento en prisión para reinsertarse y espera ser trasladado a Argentina en cuanto cumpla el tiempo de prisión estipulado en estos casos.

Por su parte, la familia de Najuzatih quiere «cerrar el círculo y que se recuerde a la víctima como se merece».

Mostrar más
Botón volver arriba