Viajes

Diez pueblos de España para vivir todo el encanto de la Navidad

Algunos lo son por su idílica imagen invernal, con puente, castillo y montañas nevadas de fondo. Otros lo son por haber sabido mantener vivas, en esta época del calendario, tradiciones con siglos de historia. Todos estos lugares nos permiten imaginar que formamos parte de alguna típica escena navideña, de esas que cada año decoran nuestro Belén. Ahora es el momento perfecto para visitarlos.

BRIVIESCA (Burgos)

«La O, la O, bendita sea la madre que te parió / que parió un niño de cera / con las barbas de canela / y los pies de requesón”. Así suena una de las coplillas que los más pequeños, acompañados por la Banda Municipal, entonan, vela en mano, por las calles de Briviesca, el 18 de diciembre, durante la celebración del Día de la O, preludio perfecto para una Navidad de villancicos y aguinaldos. Vivir el momento es el mejor pretexto para acercarnos a la capital de la comarca de la Bureba y descubrir su maravilloso patrimonio, en el que destaca el retablo de madera de la iglesia de Santa Clara, del siglo XVI. turismo.briviesca.es

LAGUARDIA (Álava)

Ya lo dice el escudo de una de las puertas de las murallas que da acceso al casco antiguo: “Paz para los que llegan”. Un mensaje muy oportuno para disfrutar de estas fechas en la capital de La Rioja Alavesa, encaramada a lo alto de un cerro, tan medieval ella, con casas palaciegas y una Plaza Mayor que parecen sacadas de un cuento. La iglesia de Santa María de los Reyes acoge, desde el siglo XVIII, un Belén decorado con ramas de pino y de boj, enmarcado por un lienzo que representa la sierra de Cantabria. Las figuras, de tela, madera y cuero, son articuladas. Las escenas cambian según avanzan las fiestas. www.laguardia-alava.com

MURA (Barcelona)

En el extremo más oriental de la comarca del Bages, en Les Valls del Montcau, Mura es, con sus calles estrechas y pintorescos pasajes, pura Edad Media. La iglesia románica de Sant Martí, el Molino del Mig, del siglo X, y las construcciones de piedra seca que servían para almacenar la uva son visitas obligadas mientras paseamos ¡y jugamos! Durante el mes de diciembre el pueblo se llena de tións, disfrazados de pastores, reyes magos… ¡Hay que buscarlos! Aunque habrá que saber antes lo que son: los troncos de madera que había en el portal de Belén cuando Jesús nació. Por lo visto, son mágicos. bagesturisme.cat

BAGERGUE (Lleida)

Situado a 1.419 metros, este es el pueblo más alto de la Val d’Aran, un aliciente para visitarlo en esta época, cuando la nieve lo cubre todo. Entre sus casas de piedra con tejados de pizarra y balcones de madera aparecen sus dos grandes joyas: la iglesia de Sant Feliu, del siglo XII, y el museo etnográfico Eth Corrau, con más de 2.500 piezas, entre ellas muchas utilizadas por pastores, como las tijeras para esquilar ovejas o los cencerros para el ganado. En las afueras, siguiendo el curso del río Unhòla, aguarda la ermita de Santa Margarida. Con sus apenas cien habitantes, Bagergue es un lugar para la calma. www.visitbagergue.es

MONTEFRÍO (Granada)

Sierras, valles, vegas y campiñas forman parte del paisaje del Poniente granadino, que esconde pueblos de gran belleza, como este de la comarca de Loja, encajonado entre dos profundos tajos. En lo alto de una peña sobre el caserío blanco se alza, poderoso, haciendo equilibrios sobre el precipicio, su esbelto castillo, con dos recintos amurallados, cuyos orígenes se remontan al siglo XIV. Contemplarlo desde el mirador de la carretera de Tocón es una de esas cosas que hay que hacer una vez en la vida. Por Navidad, Montefrío ilumina sus calles y todo brilla aún más. www.turismomontefrio.org

ALCALÁ DEL JÚCAR (Albacete)

Esta localidad de la comarca de La Manchuela que se eleva sobre la garganta que dibuja a su paso el Júcar fue, allá por los años 80, escenario de un famoso anuncio navideño de televisión. No es difícil imaginar por qué. Si hay un río, hay un puente. Pero también hay casas blancas y calles estrechas y escalonadas, que incrustadas en el peñón en el que se asienta el pueblo nos conducen hasta un castillo de origen almohade. En 1986 obtuvo el tercer premio en un concurso internacional de iluminación artística, solo superado por la Torre Eiffel y la Gran Mezquita de Estambul. www.turismoalcaladeljucar.com

BURGUI (Navarra)

Es la puerta de entrada al valle del Roncal, en la Merindad de Sangüesa, en el Pirineo navarro. Nada más atravesar la foz que el río Esca forma entre los altos de Borreguil y la Virgen de la Peña, Burgui nos da la bienvenida con su imponente puente medieval de estilo romano, en piedra, por el que en su día pasaban los pastores trashumantes. Este es el pueblo de los oficios. Existe un recorrido circular, de cuatro kilómetros, que nos permitirá descubrir, al aire libre, un horno de pan, una carbonera, una nivera (pozo para conservar la nieve), una calera (de la que salía la cal para hacer las casas) y un aserradero antiguo. www.burgui.es

SANTILLANA DEL MAR (Cantabria)

A solo dos kilómetros de las Cuevas de Altamira, esta localidad cántabra de calles empedradas y palacios blasonados, nacida en torno a la colegiata románica de Santa Juliana, del siglo XII, es uno de esos lugares que nunca defrauda. Hubo un tiempo no muy lejano en el que los pastores paseaban a sus vacas por el centro histórico. Todo aquí respira historia y tradición. En Navidad también, ya que cada año se representa un Belén viviente. Aunque el punto álgido de las fiestas es el 5 de enero, cuando, antes de la Cabalgata de Reyes, se realiza un Auto Sacramental dividido en escenas en diferentes rincones de la villa medieval. santillanadelmarturismo.com

ALQUÉZAR (Huesca)

En el último cañón del río Vero, entre los barrancos de la sierra de Guara, en el Somontano oscense. Ahí está Alquézar y ahí está, encaramada sobre cresterías calizas, la colegiata-castillo de Santa María la Mayor bajo la cual se extiende el laberíntico caserío medieval. Contemplar sus formas desde el Mirador de la Sonrisa del Viento es algo que hay que hacer antes de lanzarse a recorrer sus callejuelas y pasos cubiertos y descubrir lugares como su Plaza Mayor porticada, bajo cuyos soportales se situaban en otros tiempos los comerciantes que vendían sus productos venidos de las tierras llanas y de las montañas. turismoalquezar.es

XÀTIVA (Valencia)

En realidad no es uno, que son dos los castillos, el Mayor y el Menor, con que cuenta esta histórica localidad valenciana, capital de la comarca de La Costera. A pesar de sus raíces ibéricas y romanas, la mayor parte de las murallas y torres conservadas son de origen islámico o gótico. Subir hasta la doble fortaleza y contemplar las vistas es todo un ritual que hay que cumplir siempre. La Navidad es una de las mejores épocas para visitar Xàtiva, que instala en La Albereda el Belén monumental más grande de España. La mayoría de figuras, a escala humana, han sido modeladas por artistas falleros. xativaturismo.com

Apúntate a nuestra Newsletter de Viajes y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba