Salud

Descubren cómo se inicia el síndrome inflamatorio multisistémico, una complicación grave de la covid en niños

Aunque afortunadamente una grandísima mayoría de los niños infectados con el SARS-CoV-2 pasan formas leves de la enfermedad, se han registrado algunos casos preocupantes en los que se da una peligrosa complicación, el síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C).

Hasta la fecha, no estaba del todo claro de que manera se desencadenaba este síndrome. Ahora, una investigación cuyos resultados han sido publicados en el medio especializado Journal of Allergy and Clinical Inmunology ha arrojado algo de luz sobre esta cuestión.

Una metodología diferente

Tal y como señalan los autores, una de las mayores incógnitas sobre este problema radicaba en cómo, inmunológicamente, la enfermedad evolucionaba desde el primer episodio infeccioso hasta el asalto inmune final. Por ello, se propusieron identificar que caracteriza la respuesta inflamatoria en los casos de síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico.

Y es que los trabajos previos que se habían ocupado del asunto habían tratado la respuesta inmune e inflamatoria en los pacientes de MIS-C tras el inicio del tratamiento y habían comparado los valores con controles sanos. Los investigadores, en este caso, opinaron que la comparación con controles sanos no sería capaz de encontrar diferencias significativas entre la respuesta inflamatoria básica y las características únicas del MIS-C, así como que el tratamiento complicaba aún más las cosas.

Por ello, el equipo responsable de esta investigación tomó muestras sanguíneas de ocho pacientes ingresados por esta causa en el primer momento de su entrada en emergencias, antes de que se les llegase a administrar ningún tratamiento, y las compararon con las tomadas a 14 pacientes con otras infecciones febriles.

Un diagnóstico más rápido

Con este método, encontraron una pista reveladora: el perfil de las células inmunes activadas en los pacientes con MIS-C era diferente al de los pacientes con procesos febriles.

Concretamente, se daban tres fenómenos: por una parte, sólo estaba activado cierto tipo de células inmunes, que según los investigadores podrían estar atacando por error los vasos sanguíneos dañados por el virus; por otra, las células asesinas parecían estar exhaustas, algo que también se ha observado en otras enfermedades inflamatorias; y, finalmente, la molécula inflamatoria leucina 27 marcaba niveles muy altos, algo que se ha asociado a tasas de mortalidad muy elevadas en pacientes con sepsis.

Además, esto era similar a lo reportado en los casos de síndrome inflamatorio multisistémico en adultos, que se creía de naturaleza diferente a su variante pediátrica.

Esto ha llevado a los investigadores a teorizar que lo que podría suceder es que los niños, a diferencia de los adultos con complicación inflamatoria multisistémica, son capaces de combatir eficazmente la infección en un primer momento; pero que luego, en cambio, se desata una respuesta inflamatoria severa consistente con el MIS-C.

En cualquier caso, lo que los autores destacan es que este perfil podría utilizarse para lograr un diagnóstico más rápido del síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico; incluso, facilitando el desarrollo de un test que pueda confirmar la patología a la entrada del paciente a los servicios de emergencia.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba