Tecnología

Cómo funcionan las vacaciones ilimitadas, el beneficio laboral al alza que lo tendrá difícil en España

Cómo funcionan las vacaciones ilimitadas, el beneficio laboral al alza que lo tendrá difícil en España

Todos lo hemos pensado alguna vez cuando volvemos de vacaciones: si pudiera, me cogía dos semanas más. Un deseo que en algunas empresas estadounidenses, especialmente del sector tecnológico, se está haciendo muy real. Y es que cada vez más compañías tech ofrecen vacaciones pagadas ilimitadas como beneficio a sus empleados. Según datos del portal de empleo Indeed recogidos por Quartz, entre 2015 y 2019 el número de ofertas con este beneficio en Estados Unidos aumentó un 178%. Y otros estudios realizados en el país norteamericano apuntan en la misma dirección, aunque con cifras más modestas.

Días libres sin límite. La premisa de este beneficio laboral es tan sencilla como chocante: el empleado no tienen un número de días fijos de vacaciones pagadas asignado, puede cogerse cuantas quiera con la única limitación de que debe coordinarse con el resto de trabajadores de su equipo o de la empresa para asegurar que el negocio siga adelante sin notar su ausencia.


Desde Indeed señalan que este tipo de beneficios se suelen dar, sobre todo, en empresas que trabajan por objetivos, principalmente tecnológicas pero no sólo de ese sector, y en las que ya se han adoptado otras medidas de flexibilidad laboral y horaria.

Quiénes lo ofrecen. Algunas de las primeras compañías que ofrecieron vacaciones ilimitadas a sus empleados fueron Uber (que sepamos sólo en Estados Unidos) y Netflix (en todo el mundo, incluida España, según ha podido saber Xataka). A estas siguieron compañías como Glassdoor, Hubspot, Dropbox o VMware, aunque sólo en EEUU.

En España, una de las primeras compañías que ofreció vacaciones pagadas ilimitadas fue Good Rebels, que adoptó esta política hace cinco años, según explican sus responsables a El Periódico. Otras empresas que ofrecen este beneficio en España son Xceed o Cyberclick. Todas ellas aseguran que esta política hace que los empleados estén más relajados y felices, lo que les permite rendir más y que el sentimiento de pertenencia a la empresa crezca.

La diferencia con Estados Unidos. A pesar de estos ejemplos, la realidad es que en España este beneficio apenas tiene recorrido, y es probable que no lo tenga nunca. Y es que la medida, que de primeras parece enormemente ventajosa para el empleado, puede estar siendo impulsada por algunas empresas de Estados Unidos para que sus trabajadores se cojan, paradójicamente, menos días libres de los que se tomarían si tuviesen un número fijo asignado.

Un estudio de la consultora de recursos humanos Namely señala que los trabajadores de empresas que ofrecen este beneficio en Estados Unidos cogen menos vacaciones (13 días de media al año) que aquellos que tienen un número limitado asignado (15 días). Esto se puede deber a que los empleados tienen una gran carga de trabajo que les retiene, a que la competencia entre compañeros es alta o a que tienen miedo de que los jefes piensen que no están del todo comprometidos, entre otros factores.

Esto sucede porque el país norteamericano es el único de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) que no contempla un periodo mínimo de vacaciones pagadas y obligatorias en su legislación, por lo que la asignación de éstas queda en manos de las empresas a la hora de negociar las condiciones laborales con el profesional. Así, si la compañía ofrece flexibilidad en los días libres, la responsabilidad, así como la presión por no excederse, recae sobre el empleado, lo que puede acabar consiguiendo que trabaje más que si establece un número fijo en el contrato.

La ley española. En España, sin embargo, el Estatuto de los Trabajadores establece, en su artículo 38, que si bien “el periodo de vacaciones anuales retribuidas, no sustituibles por compensación económica, será pactado en el convenio colectivo o contrato individual, en ningún caso la duración será inferior a los 30 días naturales” o, lo que es lo mismo, 22 días laborales.

De esta forma, en España las ventajas para los empresarios que sugiere el estudio de Namely no son tan importantes como pueden serlo en un mercado laboral menos regulado como el estadounidense, ya que el Estatuto de los Trabajadores obliga a los empleadores a proporcionar un periodo mínimo de vacaciones pagadas amplio. Tampoco se trata de una política laboral que los empleados estén reclamando, por el momento, con fuerza, como sí sucede con el teletrabajo o, en menor medida, con la semana laboral de cuatro días.


La noticia

Cómo funcionan las vacaciones ilimitadas, el beneficio laboral al alza que lo tendrá difícil en España

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Pablo Rodríguez

.

Mostrar más
Botón volver arriba