Salud

Cómo disfrutar de la música en festivales sin dañar los oídos

Después de dos años con la música en directo a medio gas, este verano se ha disparado el número de festivales y conciertos. Esto es, sin duda, una buena noticia para los amantes de la música, pero puede que no tanto para sus oídos, pues acudir a eventos con música en directo muy a menudo puede tener repercusiones negativas para nuestra salud auditiva. Protegernos en cada concierto que vayamos es crucial para disfrutar de ellos sin dañar nuestra audición, algo que solo hacen, según una encuesta de Oticon, el 11,75% de los españoles.

Cómo puede afectar la música alta a nuestros oídos

Escuchar música, u otros sonidos, demasiado alta durante un tiempo prolongado puede tener repercusiones negativas sobre nuestra salud auditiva, pues puede provocar pérdida de audición de manera irreversible. Como afirma José Luís Blanco, jefe de Audiología de Oticon, “cuando la música alcanza un determinado nivel, como suele suceder en los festivales y conciertos de verano, puede generar lesiones permanentes en el sistema auditivo. Es probable que muchas de las personas que frecuentan estos eventos musicales se hayan visto afectadas por una discapacidad auditiva, aunque algunas no reconozcan sus síntomas hasta mucho más tarde. Las primeras alteraciones causadas por la exposición a ruidos fuertes pueden ser indetectables en las pruebas auditivas”. Sin embargo, el daño existe, y si no ponemos remedio, 1.000 millones de personas, según datos de la OMS, pueden estar en riesgo de padecer pérdida auditivas serias en los próximos años.

Lo primero que notamos cuando salimos de un concierto en el que la música estaba demasiado alta son los típicos acúfenos, pero, como solo suelen durar unas horas, pensamos que ha sido algo transitorio, y no es así, pues existe una relación científicamente probada entre el tinnitus y la pérdida de audición.

Así, aunque nos parezca que una vez que se hayan ido esos molestos pitidos oímos igual que antes, no es así, pues la pérdida, aunque muy pequeña, es irreversible. Si repetimos la experiencia muchas veces, el daño se irá acumulando y, a la larga, habremos perdido audición de manera progresiva, pero significativa. Además, los molestos acúfenos pueden quedarse con nosotros de por vida y nuestros oídos pueden volverse hipersensibles.

¿Qué podemos hacer para evitar dañar los oídos en un festival?

Lo ideal sería no exponernos a sonidos fuertes durante tanto tiempo, pero en los conciertos es difícil llevarlo a cabo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el nivel máximo de ruido al que una persona se puede exponer sin riesgo es a 85 decibelios (dB) durante un máximo de 8 horas al día. Sin embargo, el nivel de ruido que se produce en una discoteca o en concierto es bastante superior, en torno a los 100 dB. Con este volumen, nuestros oídos no aguantan sin dañarse más de treinta minutos. Teniendo en cuenta que un festival puede durar varias horas, el daño está servido. Esto sin tener en cuenta que, al estar la música a tanto volumen, hablamos más alto y directamente en el oído, lo que puede repercutirnos todavía más. La única solución es, entonces, proteger nuestros oídos.

•Ponerse tapones. Aunque nos parezca raro, es lo que recomienda la OMS y en los países nórdicos es bastante habitual que las personas acudan a conciertos con tapones en los oídos, algo que ya hacen en España muchos músicos. Hay diseñados específicamente para conciertos y, aunque creamos que no vamos a poder disfrutar de la música de la misma forma no es así. Los tapones no impedirán que escuchemos bien las canciones, sino que amortiguan los sonidos que pueden resultar perjudiciales. “Hay países en los que a la entrada del espectáculo se entrega a los asistentes unos tapones para que puedan proteger sus oídos dentro del recinto. Son países con mayor concienciación, pero es una práctica que podría extenderse a España donde tenemos tantos eventos de este tipo”, advierte José Luis Blanco. Asegúrate de comprar tapones para los oídos y comprueba que se ajustan de forma correcta. Este consejo es especialmente importante si acudimos al evento con niños, cuyos oídos son aún más vulnerables.

•Ubícate lejos de los altavoces. Cuanto más cerca de los altavoces, más sufrirán nuestros oídos, pues la mayoría de ellos tienen un alcance de unos 300 metros en los conciertos al exterior.

•Deja descansar a tus oídos. ¿Hay una canción del concierto que te gusta menos? Aprovecha para alejarte un poco y dejar descansar a tus oídos. Te lo agradecerán. También es conveniente no acudir a este tipo de eventos varios días seguidos.

•Utiliza una aplicación para medir los niveles de sonido. En la actualidad existen muchas aplicaciones para el móvil -como Decibel X, Decibel Sound Meter Pro, sonómetro…- que nos avisan cuando el nivel de decibelios excede el nivel máximo recomendado al que debemos exponer nuestros oídos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba