Viajes

Casas sobre ruedas: de las furgonetas camperizadas a las viviendas prefabricadas

En los últimos años, ha habido un incremento notable de personas que renuncian a la idea de hogar tradicional y apuestan por una vivienda rodante. Es decir, lejos de instalarse en un lugar de manera definitiva, ya sea comprando un inmueble o de alquiler, prefieren convertir cualquier punto del mapa en su casa, a través del vehículo en el que viajan. ¿Las principales ventajas? Independencia, ahorro económico y la posibilidad de descubrir el mundo, sin invertir en hoteles y restaurantes.

No en vano, las opciones en lo que respecta a casas sobre ruedas son muchas y cada cual elige su preferida con base en sus gustos, estilo de vida, trabajo y, por supuesto, su presupuesto. No es lo mismo el coste de comprar y camperizar una furgoneta manualmente que invertir en una minicasa prefabricada a la que no le falte detalles. Estas son algunas de las principales alternativas que se pueden encontrar en el mercado.

La opción más económica, una furgoneta camperizada

Tener y/o viajar en una furgoneta camperizada está de moda, ya sea alquilándola o comprando una propia. Sin embargo, más allá de las vacaciones, hay quienes deciden transformar este vehículo en su hogar, incluyendo en el mismo todo lo necesario para cubrir sus necesidades vitales: desde un espacio donde cocinar a un colchón en el que dormir.

Es sin duda una de las opciones más económicas por las que apuestan los ‘nuevos nómadas’, puesto que, aunque se pueden comprar nuevas y de segunda mano, muchos prefieren camperizarla de forma manual, ahorrando en costes y viviendo una experiencia incomparable.

Caravanas y autocaravanas: un extra de confort

Las caravanas y autocaravanas se sitúan un escalón por encima de las campers en lo que a espacio y servicios se refiere, pero también tienen un precio más alto. Por un lado, encontramos la caravana, que es un vehículo que, para poder moverse, necesita ser remolcado por un coche. Y por otro, la autocaravana que incorpora motor y puede propulsarse a sí misma.

En cualquiera de los dos casos, suelen estar adaptadas para más personas, con zonas comunes, baño, cocina e, incluso, distintas habitaciones. Por esta razón, hay quienes en lugar de estar continuamente viajando, deciden asentarse en un determinado lugar junto a otras caravanas, formando los famosos (y polémicos) barrios de caravanas.

La casa rodante más versatil, una caravana pick-up

No tan conocida es, sin embargo, la opción más versátil en lo que a casas sobre ruedas se refiere. Hablamos de las células de vivienda que se instalan sobre vehículos pick-up con todas las ventajas que eso conlleva.

Se trata de un complemento que se coloca sobre la parte trasera del coche y presenta distintas posibilidades. Por un lado, su capacidad ‘todoterreno’ te permite llegar a donde otros no llegan y disponer del coche de manera independiente. Por otro, no deja de ser una casa móvil con cocina, baño y ducha que puedes llevar a cualquier parte. ¿Lo mejor? Es que existen distintos tipos de estructuras en función de lo que se busque y para aquellos que ya tengan pick-up es una opción más que económica, puesto que solo se necesita adquirir una célula habitable.

Auténtico lujo con los camiones camperizados

Si el presupuesto lo permite, hay alternativas mucho más ambiciosas para aquellos que estén convencidos a llevar una auténtica vida nómada. Los llamados motorhome de lujo poco o nada tienen que envidiar a un piso del centro de cualquier ciudad. Equipados con todo tipo de comodidades, estos camiones cuentan con distintas habitaciones y, en algunos casos, hasta con varias plantas, por lo que son perfectamente capaces de convertirse en el hogar definitivo de cualquier pareja o familia.

Fáciles y cómodos de conducir, poseen módulos extraíbles con los que el espacio es todavía mayor, de tal forma que hay cabida para un baño, cocina, varias camas y salón. La principal desventaja es que, a diferencia de otros, no se puede aparcar en cualquier lado por su tamaño.

Minicasas prefabricadas, la alternativa más popular

Lo más parecido a una casa convencional en el ámbito de las viviendas rodantes son las minicasas prefabricadas por las que cada vez más personas apuestan. Son infraestructuras que, de alguna forma, encajan en la descripción de un pequeño estudio, pero también en la de una caravana, conjugando habitabilidad, movilidad y sostenibilidad.

Estas son las preferidas de aquellos que, sin querer vivir en un inmueble, optan por algo más estable y sedentario, ya que aunque pueden moverlas, alcanzan su máxima expresión cuando están fijas sobre un terreno y se abren completamente, desplegando varias plataformas que maximizan su tamaño. Las hay de todos los tamaños, estilos y precios.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba