Viajes

7 ideas de escapadas de un día cerca de Madrid

¿Estás pensando en salir de Madrid y no sabes dónde ir? Te traemos siete propuestas que están muy cerca, donde podrás desconectar y alejarte por unas horas del estrés de la ciudad. Entornos naturales y pueblos con mucho encanto para disfrutar en una escapada rápida, de ida y vuelta en el día.

1. Trillo (Guadalajara)

Conocido por su central nuclear, este pueblo situado a las puertas del Parque Natural del Alto Tajo, es uno de los lugares más bellos para una escapada rápida. A tan solo una hora y media en coche desde Madrid, el principal atractivo son sus cascadas, ubicadas en medio de la localidad. Estos saltos del río Cifuentes son un auténtico espectáculo natural. Y en su orilla se encuentra el edificio más antiguo de Trillo, la Casa de los Molinos, que era donde se molían los cereales durante la Edad Media. Aprovecha la escapada para probar la comida típica de la Alcarria, platos como los torreznos de matanza, las migas alcarreñas con huevo frito o el morteruelo alcarreño.

2. Alcalá de Henares (Madrid)

Se trata de una de las ciudades más importantes de Madrid (y de España). Cuna de Miguel de Cervantes, por su cercanía a la capital es una de las mejores opciones para pasar un día. Entre los lugares más relevantes, están la Universidad (la joya de la ciudad), el Corral de Comedias más antiguo de Europa y el Museo de Miguel de Cervantes. Es todo un lujo pasear por su bonito casco histórico, entre los soportales de la animada Calle Mayor y comer después en alguno de sus restaurantes. El Parador también es una buena elección para degustar platos de la comida castellana con un toque de cocina de autor.

3. Consuegra (Toledo)

La imagen que ofrece Consuegra es única: impresiona ver los molinos dominando el paisaje, cada uno de ellos con una historia y un nombre propio que nos lleva a los personajes del Quijote. Sin duda, esta escapada es perfecta sobre todo si vais con niños, que son los que más disfrutarán con las historias de los 12 gigantes que son el símbolo de esta Comunidad.

Pero además, esta localidad situada a tan solo 130 kilómetros de Madrid, también cuenta con otros atractivos: el castillo (el mejor conservado de Castilla-La Mancha) y una gastronomía basada en platos sencillos, como las famosas gachas y las migas.

4. Pedraza (Segovia)

Considerada como una de las villas medievales mejor conservadas de España, esta localidad segoviana es además un destino de primera para los amantes de la buena mesa. Si eres de los que les encanta comer, solo por disfrutar de su afamado cochinillo ya está justificada la escapada. Declarado Conjunto Histórico-Artístico, también tienes que visitar su castillo y la Plaza Mayor porticada, de estilo castellano, está considerada como una de las más bonitas de nuestro país.

5. Sigüenza (Guadalajara)

Esta ciudad medieval de la provincia de Guadalajara, sorprende por muchas razones. Una de ellas, la belleza de su Plaza Mayor, donde antiguamente se celebraba el mercado. En ella se encuentra el Ayuntamiento y otros edificios con soportales a los que no pararás de hacer fotos. De aquí sale también la Calle Mayor, la más bonita de Sigüenza, y que nos conduce hasta el casco histórico y a su famoso castillo. Una de las mejores vistas, desde el Mirador de la Ronda. Frente a ti aparece imponente la ciudad antigua, la Iglesia de Santiago y el castillo.

Abajo, en La Alameda, encontrarás el mejor plan para el fin de semana, con bares y restaurantes súper animados. Pero también podrás visitar la Ermita del Humilladero y el Convento de las Clarisas (sería un pecado irte sin probar sus deliciosos dulces). Otros lugares para ver: la Catedral, las Murallas y las puertas de la ciudad. Sigüenza se encuentra a menos de 1 hora y media de Madrid, en coche.

6. Brihuega (Guadalajara)

Además de embriagarte con los olores de lavanda y disfrutar de este paisaje de vivos colores, en esta localidad te esperan muchas más sorpresas. Lo primero que llama la atención es su muralla, pero también sus fuentes, que son 12 y existe una ruta para recorrerlas. Brihuega puede presumir de contar con un casco viejo, en el que se suceden edificios de enorme valor, a lo largo de estrechas y laberínticas calles con casas de piedra.

Destacan también sus tres iglesias, construidas en el siglo XIII: San Felipe, San Miguel y Santa María de la Peña. Y además son famosas sus cuevas árabes, del siglo X, que fueron escenario de numerosas leyendas. Un laberinto que se puede visitar y donde antiguamente se guardaba la bebida y comida a modo bodega. Por cierto, no te vuelvas a Madrid sin haber disfrutado del espectáculo de los atardeceres alcarreños, uno de los más bellos que hayas visto nunca.

7. La Hiruela (Madrid)

Por su cercanía (a solo 80 kilómetros de Madrid), pero sobre todo por su belleza, La Hiruela es la opción perfecta para cualquier urbanita que necesite salir al menos un día y desconectar. En medio de la sierra del Rincón, esta pequeña localidad se encuentra entre los 50 pueblos más bonitos de España. Te proponemos una visita a uno de los últimos pueblos de verdad, de los que ya no quedan, y en el que tan solo viven unos 70 habitantes. Podrás perderte por su dehesa y andar por rutas de una belleza natural que ni te imaginas. Este pueblo también es famoso por su molino, el único de Madrid que mantiene el sistema de molienda tradicional.

Pero además de respirar el aire más puro de nuestra Comunidad, en esta localidad rural tan auténtica, puedes aprovechar para comprar miel, rosquillas y cojonudos (unos pastelitos de hojaldre, típicos de la zona).

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba