Viajes

10 destinos para viajar en octubre si aún te quedan vacaciones

Ahora que la mayoría de los turistas ya han vuelto a casa, podrás disfrutar de tus vacaciones con las ventajas que tiene viajar en esta época: más barato y sin aglomeraciones.

1. Islandia y las auroras boreales

La isla se ha convertido en un destino de moda, y si tienes entre tus planes ir, te aconsejamos que lo hagas durante el mes de octubre, ya que es uno de los mejores momentos del año para recorrerla. Te encontrarás menos turistas y aún no hace demasiado frío. Por supuesto hay que ir muy abrigado, y no solo por la temperatura, también por la humedad. Podrás realizar una ruta circular por Islandia sin problemas. Aún no es temporada de nieve y la mayoría de los sitios turísticos son accesibles y están abiertos (excepto las tierras altas del centro). Además, es el momento perfecto para disfrutar de las auroras boreales, uno de los principales atractivos de la isla.

2. A Múnich para el Oktoberfest

La fiesta de la cerveza más popular del mundo es suficiente motivo para viajar a Múnich. Del 17 de septiembre al 3 de octubre podrás disfrutar del del Oktoberfest con la cerveza como protagonista. Podrás vivir de primera mano lo más popular de las tradiciones bávaras y sumergirte en un ambiente fantástico. La entrada al Oktoberfest es gratuita.

3. Irlanda, la cuna del Halloween

El país de los paisajes escarpados y los verdes prados interminables es un buen destino para esta escapada preotoñal en la que encontrarás menos turistas y aún temperaturas algo suaves. Te recomendamos recorrer una de las zonas más interesantes y menos conocidas: el Ancestral Este de Irlanda, tierra de vikingos, abadías y maravillosos paisajes de colores cambiantes. Por cierto que es aquí donde comenzó a celebrarse Halloween hace más de 2.000 años, una tradición celta que se vive con gran intensidad en toda Irlanda, y que podrás disfrutar si haces coincidir tu viaje con el 31 de octubre (fecha en la que, según el calendario celta, finaliza el año).

Te encantará Cobh, una tranquila ciudad portuaria situada en la costa sur de Irlanda, en el condado de Cork. Es el último puerto donde atracó el Titanic antes de naufragar.

4. País Vasco francés, un recorrido por pueblos con encanto

Si lo que buscas es tranquilidad y un clima ligeramente fresco, te recomendamos esta zona costera francesa, repleta de pueblitos con mucho encanto que bien merecen una visita antes de la llegada del auténtico frío. Un atractivo recorrido por San Juan de Luz, Hendaya, Anglet (paraíso del surf) y la elegante localidad de Biarritz. Sin aglomeraciones y con precios mucho más asequibles, otoño se convierte en el momento perfecto para descubrir el sur de nuestro país vecino.

5. A Tánger para alargar el verano

La más cosmopolita de las ciudades marroquíes bien merece una escapada, y octubre es el momento perfecto. En Tánger tendrás la sensación de que no ha acabado el verano mientras apuras las horas de sol recorriendo su bonita playa. Pero Tánger es mucho más, como descubrir el mítico Cinema Rif o pasear por los jardines de la Mendoubia antes de introducirnos por Bab el Fash, una de las puertas de la medina. Dentro, el pequeño zoco donde puedes encontrar de todo. Por supuesto, también queda tiempo para un relax en alguno de los míticos cafés, donde un día pasaron horas y horas personajes tan famosos como Truman Capote, Paul Bowles o Tennessee Williams. Además, Tánger está a poco más de dos horas de avión, lo que es perfecto para una escapada de fin de semana.

6. Malta, unas vacaciones de película

La isla es un destino perfecto para cualquier época del año, pero es tras el verano cuando Malta muestra su cara más especial. Entre otras razones porque podrás disfrutar de buen clima, sin el excesivo calor de julio y agosto, y recorrer sin apenas turistas las calles de La Valetta, su fascinante capital. No te pierdas la Co-Catedral de San Juan, construida por la Orden de Malta, y que se considera el primer ejemplo completo de alto barroco del mundo. Son muchos más los atractivos de este archipiélago, entre ellos, sus hermosas playas o las numerosas fortificaciones y castillos que han convertido a esta isla en el escenario de más de 130 películas y series.

Y no te vengas si descubrir su gastronomía. Entre las delicias que puedes probar están los pastizzi malteses, un pastel de hojaldre relleno de queso ricota.

7. Palermo, en busca de la tradición siciliana

Palermo es una de las puertas de entrada a Sicilia, un destino tan monumental como decadente. Pero sobre todo, una ciudad verdaderamente irresistible, con estrechas y viejas callejuelas, ropa tendida en las fachadas y edificios prácticamente en ruinas. La ciudad está llena de sorpresas. En las puertas de muchas viviendas encontrarás altares improvisados donde exhiben sus vírgenes y santos.

Palermo tiene tantos palacios como iglesias y durante tu recorrido por la ciudad te encontrarás casi con uno en cada esquina. Y si tuvieramos que elegir uno, nos quedaríamos con el Palacio de los Normandos. Te animamos a que lo visites porque te va a sorprender. Además, hoy algunas de las casas palaciegas de Palermo se han rehabilitado y convertido en viviendas. Si tienes la ocasión, entra en alguno de los patios, aunque en muchos te encontrarás carteles prohibiendo la entrada a los turistas.

8. Egipto de norte a sur

Egipto es un destino al que hay que viajar al menos una vez en la vida. Uno de los mejores momentos del año para conocer sobre todo el Antiguo Egipto es el mes de octubre (y también en primavera), para evitar las temperatuas asfixiantes de los meses de julio y agosto. Lo que te espera en este destino milenario excede a la imaginación de cualquiera. Empezando por El Cairo, donde hay tanto que ver y hacer que debes dedicarle al menos dos o tres días. Además de visitar las Pirámides de Guiza, no te pierdas la ciudadela de Saladino, el zoco de Khan el Khalili o el museo Egipcio. Y si eres de los viajeros curiosos, acércate hasta la Ciudad de los Muertos, una necrópolis convertida hoy en barrio.

Y después, un crucero por el Nilo con destino a Luxor y Asuán donde podrás sumergirte en el egipto de los faraones y disfrutar con sus legendarios templos. Si tienes tiempo, puedes completar tu viaje subiendo a Alejandría, una de las ciudades más bellas y pintorescas de todo el Mediterráneo.

9. Laos y su tranquila capital

Tras la temporada de lluvias, comienza la época seca en toda la zona del Sudeste Asiático, y es uno de los mejores momentos del año para visitar Laos. Atrás queda el monzón y a su paso deja toda una naturaleza exuberante. También podrás descubrir su tranquila capital, Vientián. La ciudad que todavía conserva rasgos coloniales y donde se concentran algunos de los monasterios budistas más importantes del país. Además de visitar sus templos, disfruta de un paseo al atardecer junto al río Mekong, y no te pierdas el Mercado nocturno al que acuden masivamente los lugareños.

10. Los colores de Nueva York

Octubre es un momento perfecto para conocer Nueva York, la capital del mundo. Es uno de los momentos en los que el clima es más agradable (con temperaturas entre los 10 y 18 grados) y los vuelos son más económicos.

Si eliges esta época para viajar, hay muchas cosas que te van a sorprender, como que los árboles de Central Park se transformen en colores dorados y las calles se llenen de calabazas y espantapájaros anunciando Halloween. Entre las muchas cosas que hay que hacer en Nueva York, también podrás disfrutar de los mejores museos de la ciudad, ver un espectáculo en Brodway o acercarte hasta el barrio de Harlem para oír góspel en alguna de las iglesias del barrio (un plan que además de interesante, es gratis).

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba