Viernes, 11 de Enero de 2013

Un suceso insólito

Brasil ya no es la sexta economía del mundo. Ha sido sobrepasada por uno de los países bandera del viejo, declinante y denostado Occidente: Reino Unido.

Como lo oyen. Brasil, la emergente B de los BRICS, ha cedido su sexto puesto en el ránking mundial a uno de los países centrales de la vieja Europa, el Reino Unido. Así lo aseguran las previsiones del Fondo Monetario Internacional y del Centre for Economics and Business Research (CEBR) británico. ¿Se está otra vez volviendo loco el mundo?

El dato tiene cierta trampa. Brasil creció más que Reino Unido en 2012 (un estratosférico 1%) pero la reciente devaluación del real brasileño ha provocado que la economía inglesa recupere el sexto puesto en la lista de las principales economías del mundo.

Según el CEBR, el valor total de la economía inglesa al terminar 2012 es de 2,433 billones de dólares mientras que el de la brasileña es de 2,282 billones de dólares. Es aproximadamente el doble que la española, para hacernos a la idea. Sin embargo, y atendiendo a las previsiones del CEBR, de aquí a 2022 Brasil no sólo (gracias, RAE, por dejarme poner la tilde otra vez) superará de nuevo a Reino Unido, sino que también adelantará a Alemania y a Francia aunque finalmente será superada por India.

Se trata de un nuevo revés para los BRIC (grupo estrella de países emergentes formado por Brasil, Rusia, India y China a raíz de un informe de Goldman&Sachs de 2003, que se refería a ellos como los nuevos bricks –ladrillos– del mundo. Posteriormente se sumó Sudáfrica), que han estado muy de moda durante los últimos años pero que ya no brillan con tanta luz propia.

Los BRICS y la defensa de intereses comunes

¿Se puede considerar a los BRICS como un grupo serio de países que defiende unos intereses comunes? ¿O se van a quedar en una serie de cumbres con muchos medios, flashes y buenas palabras pero sin nada de contenido?

En primer lugar, pensemos en el tipo de grupo de países que conforman los BRICS. Hay tres democracias –India, Brasil y Sudáfrica–, una dictadura –China– y Rusia –según Gerard Depardiéu es una democracia admirable, pero en fin, sitúenla donde estimen oportuno–. Entre ellos hay países que distan mucho de ser aliados, como China e India, y subgrupos que juntan a algunos de sus miembros; como la Organización de Cooperación de Shanghái (Rusia, China y los países de Asia Central) o IBSA (foro donde se encuentran India, Brasil y Sudáfrica).

Aunque juntos suman dos tercios del crecimiento económico global de los últimos cinco años, hay cuatro razones por las que este grupo no puede funcionar como una unidad que defienda los intereses comunes de sus miembros.

  • Cuando decimos “BRICS” en realidad decimos “China”. Es la segunda economía del mundo y es mayor que los demás combinados. La economía sudafricana, que es el enano del grupo, es tan grande como la de la sexta mayor provincia china.
  • Aunque hay tres democracias, son muy diferentes entre sí. Brasil es mucho menos diverso y más centralizado que India. Sólo la provincia más poblada de India, Uttar Pradesh, tiene la misma población que Brasil y cuatro veces más que Sudáfrica. India tiene, además, veintidós lenguas oficiales más el inglés. Rusia es una autocracia emergente/declinante. Emergente por el boom de las materias primas; y declinante en términos demográficos y de poder internacional, no olvidemos que, pese a todo, es un país europeo y comparte nuestros males. Y China es una férrea dictadura de partido único que gasta más en seguridad interna que en defensa.
  • En cuanto a modelo económico también están a años luz. Rusia y China practican el capitalismo de Estado, donde el Estado es el principal motor de crecimiento; mientras que India o Brasil apuestan por su sector privado y capitalismo de libre mercado. En la India, de hecho, se dice que el país crece por la noche mientras el Gobierno duerme. Los BRICS, además, no son muy interdependientes económicamente entre sí. Sólo el 2% del comercio chino en 2011 fue con Rusia, China e India no tienen un acuerdo de libre comercio… De hecho, los principales socios comerciales suelen ser Estados Unidos y la Unión Europea.
  • Rusia y Brasil son exportadores de materias primas, mientras que China es el principal importador del mundo. Y la India es el cuarto importador mundial de petróleo. ¿Qué ocurre si India y China tienen que competir por los mismos recursos? ¿Cómo se posicionarían Rusia y Brasil?

Y es que, en realidad, lo único que une a los BRIC es que ninguno de los cuatro está contento con el statu quo y con el orden mundial que Occidente ha mantenido durante la segunda mitad de este último siglo. Pero las visiones de cada uno son divergentes y muy poco complementarias.

Sin embargo, que Reino Unido sobrepase a Brasil es un espejismo. Los emergentes ya son emergidos y el mundo cambia de manera irreversible. Occidente no puede caer en la autocomplacencia. Vivimos un Momento Sputnik, ¿se acuerdan?

Javier García Toni

Javier García Toni

Asistente de investigación en ESADE. Pensó que si llegaba en Sputnik se ahorraría el parquímetro. Se equivocaba.

Comentado en redes sociales

Comentarios -

Deja un comentario