| Domingo, 3 de Febrero de 2013

El nuevo turista manejará la tecnología y será asiático o de Oriente Próximo

El turismo de la nueva clase media de los países emergentes crece frente al estancamiento del europeo y norteamericano

Vienen a Europa para comprar y piden además experiencias gastronómicas y de los sentidos

Turistas asiáticos se divierten con la nieve en Inglaterra / Getty
Turistas asiáticos se divierten con la nieve en Inglaterra / Getty

Ezequiel Teodoro

El turista de tercera generación, aquel turista que nos viene de aquí a 2030, manejará una tablet o el smartphone para buscar las mejores ofertas turísticas y procederá de Asia u Oriente Próximo; también aparecen con fuerza rusos y latinoamericanos.

Según los expertos que se han dado cita en el Foro de Innovación y Tecnología Turística Fiturtech’13, en el marco de Fitur 2013, la revolución tecnológica ha sido la catalizadora que ha precipitado el cambio hacia una nueva generación de turistas. A principios de este siglo, el turismo experimentó su propia revolución gracias a la arrolladora fuerza de las tecnologías de la información y la comunicación.

La tecnología proporciona al turista más formación y más canales de comercialización, obligando a toda la cadena de valor turística a ser más flexibles, más eficientes, productivos y evolucionados.

Nuevo perfil de turista 

Luis Tonicha, managing director de la plataforma global de reservas Abreuonline, considera que el nuevo turista decide y elige con conocimiento, no solo el destino al que quiere viajar, sino también aquellos servicios que le interesa, construyendo paquetes a medida para satisfacer sus necesidades.

Sin embargo, el nuevo turismo no viene solo de la mano de la tecnología, también es un turista que procede de nuevos mercados. El centro de gravedad económico se está desplazando desde hace algunos años hacia Oriente Próximo, el Este Asiático y Latinoamérica, que han visto crecer su clase media.

Ese cambio también ha empezado a notarse en el turismo. Tonicha señaló a Zoom News que el turismo europeo ha madurado y viaja menos, mientras que la nueva clase media de China, Brasil, México, Kuwait o Rusia, entre otros, ha irrumpido con fuerza en los destinos tradicionales.

De hecho, en 2012 el turismo chino creció un 30%, el ruso un 15%, el latinoamericano –sobre todo Brasil, Argentina, México y Chile- otro 15%, el japonés un 8%, frente al descenso generalizado en Europa; solo se libró Alemania, que creció un 6%.

Según fuentes de la Organización Mundial del Turismo (OMT), en 2030 los turistas asiáticos y del Pacífico supondrán un tercio del turismo mundial, algo menos que el turismo europeo. El crecimiento anual del número de turistas será de un 3,3% de media, con un incremento de entre 40 y 42 millones de viajeros al año, con lo que en 17 años la cifra de viajeros superará los 1.800 millones.

Una turista procedente de Asia visita Londres / Getty
Una turista procedente de Asia visita Londres / Getty

José Ignacio de Oca, director de ventas para América de Transhotel, apunta que el turismo además será cada vez más segmentado, porque el turista no quiere servicios sino experiencias. De hecho, Tonicha señala que la tercera generación viene a los destinos tradicionales para comprar, porque en sus países no existen todos los productos o porque estos son muy caros a causa de los impuestos.

Las agencias de viaje 

Aunque el mayor uso de las tecnologías propiciará que los usuarios puedan elegir más libremente, los turistas de los mercados emergentes seguirán usando las agencias de viajes, según indicó Ignacio de Oca, pues desconocen cómo funcionan los destinos europeos, “nuestra cultura y forma de ver la vida”.

“No sólo piden el hotel y los servicios más tradicionales, también quieren asesores de compras, traslados, excursiones, y para ello tenemos que crearles un paquete”, indicó Tonicha, de Abreuoline.

Olvidar la visión eurocéntrica 

El precio es también decisivo en mercados como el ruso. David Contreras, director de marketing de Goldcar, considera que el éxito de su grupo de rent a car durante la crisis ha sido el que siempre han mantenido una política de precios ajustada, y eso ha propiciado que turistas de la nueva clase media rusa hayan elegido a su empresa. Tal ha sido el crecimiento de este mercado, que Goldcar tradujo su web al ruso este pasado verano.

José María Caballé, administrador único de la cadena hotelera Servitour, con fuerte presencia en el Levante español, también destacó el importante aumento de turistas de los países del Este. “Hay muchas facilidades ahora para conseguir el visado y una mejora en las relaciones de esos países con la IATA ha facilitado también los desplazamientos en avión”, apuntó.

El alcalde de Benidorm, el socialista Agustín Navarro, señaló que a su ciudad, tradicional mercado de la Tercera Edad nacional, han comenzado a llegar pensionistas de los países del Este y de Rusia. “Esto nos ha venido muy bien, porque el Imserso ha recortado bastante los viajes”, informó.

Y ante este nuevo turista, la pregunta es: ¿estamos preparados?. Según un informe de la World Travel Market, solo el 27% de la planta hotelera mundial afirma que ha adaptado su modelo de negocio o la estructura de su compañía a los mercados emergentes. “La visión eurocéntrica nos cierra las puertas, hay que prepararse, a nivel idiomático y de servicios”, advirtió Esther Mascaró, redactora jefe de la publicación especializada Hosteltur.

Comentado en redes sociales

Comentarios -

Deja un comentario