| Martes, 2 de Julio de 2013

Las historias de la radio ya son 'online'

El mundo del audio digital busca ganar cuota de mercado en el mundo móvil

Los oyentes a través de Internet son más de 3,5 millones diarios y la radio online es consumida en un mes por algo más de 11 millones de individuos, según la AIMC

Joven escuchando la radio a través de su smartphone. / GETTY
Joven escuchando la radio a través de su smartphone. / GETTY

Vicente Fernández de Bobadilla

Como la televisión, la radio comenzó siendo un electrodoméstico grande, pesado y caro a cuyo alrededor se congregaban todos los miembros de la familia. Como la televisión, las décadas han ido haciéndola asequible, individual y, sobre todo, ubicua. Y, al igual que ocurrió con las cámaras de fotos, y más o menos al mismo tiempo, un número creciente de personas comenzó a llevarla siempre encima, como un accesorio más de su teléfono móvil. Fue el primer paso hacia una transformación del medio que poco a poco se adentra en el mundo digital –sus responsables prefieren hablar de complementar la radio tradicional- y que encuentra nuevas fórmulas, desarrolladas todas ellas a la medida de cada usuario.

Las Historias de la Radio que recordaba una memorable película española, son ahora la historia propia de cada oyente.
Encontrar gente con los cascos conectados a su smartphone en la calle o en el transporte público es cada vez más habitual; encontrar cifrar oficiales sobre cuántos oyentes tiene la radio por web, algo más difícil. El sector toma como indicador más fiable el informe Radio: tradicional vs online, elaborado por la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) en mayo de 2012, según el cual "los oyentes promedio diarios a través de Internet son más de 3,5 millones", y la radio online "es consumida en un mes por algo más de 11 millones de individuos, representando el 47,2% del universo de internautas". "Aunque estamos seguros de que la cifra hoy es mayor, porque el número de usuarios online no deja de crecer", declara a ZoomNews Elisa Escobedo, presidenta de la Asociación Española de Radio Online (AERO).

Nuevas iniciativas

¿Qué entendemos por audio digital? Elisa Escobedo engloba en esta definición "las plataformas que emiten contenido de audio, a las cuales se puede relacionar el formato audio publicitario. Incluye a las plataformas de la radio de toda la vida en su versión de Internet, y a las emisoras o plataformas digitales nacidas en el entorno de Internet". Es decir, estamos yendo un poco más allá del sintonizador de radio FM instalado en nuestro móvil, complemento que, además, cada vez se utiliza menos, superado por las nuevas herramientas y aplicaciones.

El audio digital incluye también a las emisoras de radio convencional –el estudio de AIMC muestra que el 100% de los oyentes simultanean la escucha de radio tradicional y por Internet, y más del 80% escucha la misma emisora en ambos soportes-, pero también a los servicios específicos de música online, con Spotify a la cabeza. Durante un desayuno temático organizado por la Asociación de Publicidad IAB Spain, Javier Gayoso, director de Spotify en España, se refirió a una encuesta realizada por ellos donde la gente tenían que indicar cosas sin las cuales no podrían vivir; la música fue el triunfador total, con un 100% de las respuestas. Las cifras de usuarios -24 millones en todo el mundo, seis de los cuales han escogido la modalidad de pago- parecen darles la razón.

La principal ventaja del audio online frente a la escucha de música tradicional es la misma que ofrecen otros servicios de Internet: inmediatez (un amplio catálogo que permite a la mayoría de usuarios encontrar al momento la canción que buscan) y servicio a medida, con la posibilidad para cada oyente de crear sus propias listas de audición. La personalización, indica Escobedo, va más allá, y señala la diversidad de aplicaciones que ofrecen distintos modelos de acceso al audio online: desde las creadas por las propias emisoras para escuchar los programas en directo o acceder al archivo de podcasts, a las que dan acceso a emisoras de radio de todo el mundo o iniciativas recientes como Ivoox, que organiza los contenidos por temas y permite escuchar lo que han dicho sobre cada uno en diferentes emisoras "a mí me gusta llamarlo un audiokiosco".

El mercado es móvil

Este tipo de novedades aparecen reflejadas en el Digital Music Report 2012, donde, a pesar del optimismo por las cifras de crecimiento de los clientes de pago, se advertía también de que "las empresas están construyendo un negocio digital de éxito a pesar del entorno en el que operan, no gracias a él", y señalaba los numerosos portales de descarga ilegal que todavía existen en el mundo como principal problema.

Pero al mismo tiempo, junto con las acciones legales, el sector ve la proliferación de dispositivos móviles como el principal terreno a explorar para ampliar el negocio (los datos de AIMC indican que en España los smartphones y tablets sólo se usan respectivamente por el 26,2% y 7,1% de los oyentes). La clave, se explica en el informe, "está en crear productos que ofrezcan una mejor experiencia de usuario que los servicios no autorizados".

La experiencia de usuario incluye también el campo de la publicidad, la otra manera de hacer negocio con los usuarios que no quieran optar por los modelos de pago de las plataformas. El problema es que los oyentes online tienen una tolerancia mucho menor hacia los anuncios; por eso se miden con especial cuidado los índices de saturación publicitaria de los usuarios. Pero en un momento en que la tarta publicitaria se reduce en todos los soportes, ¿seguirá aquí la armonía entre el audio convencional y el digital? "Es complicado", opina Elisa Escobedo, que señala que la propia estructura del audio online, como de otras plataformas de usuario en soporte digital, permite una publicidad mucho más personalizada e interactiva, que interesa al oyente más que molestarle. "En tiempo de crisis el mercado publicitario tiene que trabajar con mayor eficiencia, y esto es una ventaja para el audio online", sentencia.