Lunes, 6 de Mayo de 2013

Adam Hanga: el MVP del Bruixa d`Or que apunta a la NBA

El húngaro Adam Hanga fue el MPV de la 31ª jornada de la Liga Endesa con el Bruixa d`Or. Con la NBA en el punto de mira, sus derechos allí pertenecen a los San Antonio Spurs, que le siguen muy de cerca. Él mismo nos cuenta cómo vive todo esto, representando a un país que hace décadas que no luce galones en el baloncesto.

Adam Hanga, referente en este tramo final para el Bruixa d`Or/ ACB Photo
Adam Hanga, referente en este tramo final para el Bruixa d`Or/ ACB Photo

Si a ustedes les digo deporte en Hungría, seguramente a la mayoría se les vendría a la cabeza el nombre de Puskas y la palabra fútbol. Si escudriñamos un poco más, quizá les vengan a la mente otros como Kocsis o Czibor. Mitos por excelencia en el deporte magiar, que no es otro que el fútbol. Sin embargo, internacionalmente hace mucho tiempo que Hungría no está en las altas esferas del balompié. Le sucede lo mismo con el baloncesto, donde desde la década de los 50 no huelen ninguna final europea ni medalla que se precie al máximo nivel. Hungría, en la prehistoria de la canasta, llegó a ser campeona de Europa en 1955. Su palmarés se completa con una plata y un bronce previos. Desde 1969, y salvo una aparición en el Eurobasket de 1999 (14ª posición), los húngaros no han sido nadie con la pelota naranja. No parece que este rumbo vaya a cambiar, aunque individualmente hay algún viso de esperanza. Adam Hanga (Budapest, 1989), es el líder del combinado nacional. Un excelente escolta que lleva un par de cursos progresando en España, en las filas del Manresa, ahora renombrado como la Bruixa d`Or.  MVP de la 31ª jornada de la Liga Endesa, busca acabar de la mejor forma posible una campaña donde los suyos han certificado plaza de descenso a la Adecco Oro (otra cosa es que la ocupen, ya saben, los despachos y la economía).

Está siendo un año difícil para el jugador, que representa internacionalmente a un país “como Hungría donde el baloncesto no es un deporte de masas. La gente no conoce mucho las diferencias entre las ligas europeas. La mayoría  sólo conoce la NBA. Incluso así, sí que me sigue mucha gente en Hungría y saben que en España jugó Kornel David, que también pasó por la NBA”. cuenta el protagonista a ZoomNews. 

Adam Hanga volando, algo que se le da muy bien/ ACB Photo/Alberch
Adam Hanga volando, algo que se le da muy bien/ ACB Photo/Alberch

Efectivamente, David jugó en la mejor liga del mundo. En la ACB lo hizo para el Baskonia y el Gran Canaria (Peter Lorant fue otro húngaro que estuvo en España y en el Manresa, además de en el Burgos y en el Lagun Aro), bastantes años antes de que Hanga aterrizase en Cataluña para debutar en la Liga Endesa, después de cumplir sus plazos en la propia competición magiar. Fue para la temporada 2011/12, primera liga de nivel alto para Hanga, aunque no primera vez que la elite del basket le buscaba. Unos meses antes, los San Antonio Spurs le eligieron en el draft de 2011 en la posición número 59, casi al final. Pero le seleccionaron. Y no le han perdido de vista, que es lo que importa. Tras un buen año de debut a las órdenes de Ponsarnau, Hanga trabajó en el verano de 2012 con los Spurs.  “Me draftearon y el verano pasado tuve una gran oportunidad de ver el mundo NBA de cerca y trabajar con ellos. Si la temporada que viene tengo la suerte de jugar en la NBA sería fantástico, pero si no, no voy a dejar de trabajar aquí en Europa para seguir evolucionando mi juego”.

A diferencia de otros jugadores que sucumben a los primeros cantos de sirena del otro lado del charco, da la sensación de que Hanga tiene los pies más en el suelo. Al menos, eso transmite. No hay obsesión con la NBA. “Lo veo más como una oportunidad que como un objetivo”, nos cuenta en referencia a que los Spurs posean sus derechos para jugar en el reino de James y compañía.

El caso es que desde San Antonio dejan patente que no le eligieron por elegir, aunque de ahí a que vista su camiseta hay un largo trecho. “El año pasado vinieron a verme a Manresa unas 4 ó 5 veces y este año hemos estado hablando mucho más por e-mail y por teléfono, y se han interesado mucho más semana a semana por mí y por la situación del equipo”. No pinta nada mal. La franquicia estadounidense quiere cuidar su producto, que cada jornada se revaloriza un poco más. Su MVP de hace unos días no es casualidad. Hanga está terminado la campaña como un tiro. “Empecé la temporada muy mal y encima vine de no poder clasificar a mi selección para el próximo Europeo, hecho que también supuso una decepción. La primera mitad de la temporada estuve intentando encontrar mi espacio en el equipo, mis tiros, en definitiva, la forma de poder ayudar al equipo, y creo que he jugado bastante mejor en la segunda parte de la temporada. Me he sentido mejor y, además, en los últimos dos meses he intentado dar un paso más para asumir más responsabilidades ante las bajas de Javi Rodríguez y Charles Ramsdell. He intentado jugar más agresivo y mi aportación al equipo está siendo mejor”.

El ahora profesional del baloncesto que empezó en esto a los ocho años “porque un profesor me invitó a probar, pero yo jugaba al fútbol”, tiene contrato en vigor con el Bruixa d`Or. Es complicado aventurar en qué división jugarán los de Manresa a la vuelta del verano. Quizá lo sea menos ver dónde lo hará Hanga. La Adecco Oro se le quedaría pequeña, creemos. Jugador atlético y con uno muelles espectaculares, capaz de machacar muy bien el aro, dispone del perfil NBA. Que tampoco significa que pueda marchar ya allí. Quizá sea nunca, quizá mañana, pero encaja con la idea de jugador que compite con los mejores. Él también lo tiene claro. “La NBA tiene una parte muy importante de espectáculo y de negocio. Mi estilo y capacidad de juego sí que me permite pensar que puedo llegar a jugar allí, pero todavía  tengo que trabajar mucho. Que pueda hacer mates me puede ayudar, pero primero tengo que llegar al nivel NBA para jugar allí porque allí todo el mundo es muy atlético y todos los jugadores pueden hacer mates con facilidad.

Mariano Galindo

Mariano Galindo

Periodista. Creo que el mundo está lleno de historias y que solo hay que encontrarlas... y contarlas.