Lunes, 8 de Septiembre de 2014

Arias Cañete se resiste a aceptar una comisaría europea que es considerada "un insulto"

Rajoy puede haber sacrificado una pieza a cambio de conseguir para Guindos la presidencia del Eurogrupo, para lo que ya tiene la venia de Merkel

Miguel Arias Cañete en la sede del Partido Popular en Madrid / EP
Miguel Arias Cañete en la sede del Partido Popular en Madrid / EP

“Esa cartera es un insulto” afirma muy gráficamente un destacado miembro del PP a la hora de traducir el pensamiento de Miguel Arias Cañete ante la posibilidad de que le ofrezcan la comisaría europea de Investigación, Desarrollo e Innovación. El que fuera cabeza de lista del PP en las pasadas elecciones europeas, llamado supuestamente para una responsabilidad económica de peso, se resiste a pasar a la segunda división del colegio de comisarios, presidido por el conservador Jean-Claude Juncker, hasta el punto de que ha hecho llegar el mensaje de que no quiere dicha “cartera” por considerarla poco menos que un premio de consolación por el que no merecía la pena dejar el Gobierno de España.

La realidad es que tanto Mariano Rajoy como el propio Arias tenían en la cabeza la comisaría de Competencia, una de las más potentes del gobierno de la Unión, estratégica para España, y de la que ahora es titular el socialista Joaquín Almunia. Como había evidentes dificultades para que otro español ocupase esa cartera tras el relevo de Almunia, barajaban como una buena opción la comisaría de Comercio. ¿Qué ha pasado para que en pocos meses los deseos se hayan dado de frente con la realidad?

Hay dos explicaciones, una de carácter endógeno y otro exógeno, que han formado en torno al ex ministro de Agricultura una especie de tormenta perfecta que justifica que lleve con la mosca detrás de la oreja desde las elecciones del 25 de mayo. La primera es su desafortunada intervención en el programa Espejo Público de Antena3 cuando dijo aquello de la inconveniencia de alardear de “superioridad intelectual” cuando se debate con una mujer. Arias elevó a categoría su opinión sobre la candidata del PSOE, Elena Valenciano, ahora descabalgada de la jefatura de la delegación socialista tras la llegada de Pedro Sánchez al liderazgo socialista. Juncker teme que Arias no pase el examen de la comisión y/o del Parlamento si le da una responsabilidad importante tras sus comentarios machistas.

Y dos. La apuesta de Rajoy por Luis de Guindos para la presidencia del Eurogrupo ha restado posibilidades al jerezano de adopción. Es verdad que el presidente del Gobierno tiene un compromiso con su antiguo titular de Agricultura, pero puede verse obligado a ceder una pieza a cambio de conseguir un cargo, el Eurogrupo, de suma importancia tanto comunitaria como para la imagen de España.

De momento, parece ya tener el plácet para Guindos tras las llamativas declaraciones que la canciller alemana, Angela Merkel, realizó el pasado 25 de agosto durante su visita a Santiago de Compostela. “Fue un excelente ministro de Economía para España en tiempos difíciles. Apoyamos que presida el Eurogrupo”, sentenció. Mucho más tibia fue, sin embargo, a la hora de glosar la figura de Arias Cañete, limitándose a comentar que cada país es el que propone a sus candidatos a la Comisión Europea.   

De momento, Cañete se ha reunido ya con Juncker como paso previo del proceso que se abre ahora para la elección del nuevo colegio de comisarios. Es, efectivamente, el nombre que le ha propuesto Rajoy por carta. Posteriormente, de ir adelante con la propuesta, le queda pasar por el visto bueno de la comisión correspondiente y aún sorteando este “obstáculo” faltaría la votación en el Parlamento Europeo.

En definitiva, un complicado encaje de bolillos por los siempre ignotos meandros de la política europea que va dejando “víctimas colaterales”.

Hoy precisamente, Mariano Rajoy reúne en la sede nacional del PP a su comité ejecutivo para ponerles los deberes del nuevo curso, entre ellos, movilizar al partido de cara a las elecciones locales y autonómicas del último domingo de mayo. Es previsible que aluda a su propuesta de reformar la Ley de alcaldes, de modo que gobierne el partido más votado siempre y cuando cumpla unos requisitos mínimos, aunque el PSOE ya ha anunciado que no tiene intención de negociar.

Asimismo, se espera que aborde la cuestión catalana dado que el este jueves tiene lugar la Diada, que se pretende multitudinaria. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ya dio pistas este fin de semana de por dónde irá su jefe de filas. Durante el acto de clausura este domingo de una convención del PP catalán afirmó que “podemos tener la garantía de que no habrá un referéndum secesionista en Cataluña que vaya contra la Ley” y respecto a la Ley de Consultas, que el Parlament prevé aprobar ese mes para dar una pátina de legalidad a su cita del 9 de noviembre, negó que dicha iniciativa avale el desafío al Estado. 

Cristina de la Hoz

Cristina de la Hoz

Comentarios