| Miércoles, 28 de Mayo de 2014

'Amy Martin', a un paso de entrar en el Congreso de los Diputados

Carlos Mulas, protagonista del escándalo, concurrió a las generales en el puesto número 13 de la candidatura del PSOE por Madrid

El número 12, Manuel de la Rocha, ocupará el escaño que deja vacante Elena Valenciano

Si finalmente Rubalcaba -número uno de la lista por Madrid en 2011- deja su escaño, le sustituirá el exdirector de la Fundación Ideas

Mulas junto al secretario de la Fundación Ideas, Jesús Caldera / Flickr
Mulas junto al secretario de la Fundación Ideas, Jesús Caldera / Flickr

ZoomNews

A pesar del terrible resultado socialista en las europeas, los cinco diputados incluidos en las listas del PSOE para el Europarlamento tendrán que hacer pronto las maletas rumbo a Estrasburgo y dejar hueco en el Congreso a quienes concurrieron en su misma circunscripción electoral en las generales de 2011.

Es el caso del exalcade de Fuenlabrada y exdiputado de la Asamblea de Madrid Manuel de la Rocha Rubí, que sustituirá a la única diputada socialista por Madrid que concurrió a las elecciones del 25-M: la número uno de la candidatura, Elena Valenciano. Manuel de la Rocha era el número 12 de la lista madrileña a la Cámara Baja. En el número 13 -no podía ser otro- y a un paso, por tanto, de entrar a formar parte del Congreso de los Diputados, se situó al protagonista de uno de los escándalos más rocambolescos de los últimos tiempos: Carlos Mulas Granados, creador de la escritora fantasma Amy Martin.

El caso, desvelado por el diario El Mundo, terminó con el cese fulminante de Mulas, hasta ese momento director general de la Fundación IDEAS y, a la postre, con la propia Fundación que, a principios de año, echó el cierre en medio de una delicada situación financiera.

Irene Zoe Alameda, esposa de Carlos Mulas / EP
Irene Zoe Alameda, esposa de Carlos Mulas / EP

Mientras estuvo en el cargo, entre los años 2010 y 2011, el think tank socialista llegó a pagar más de 50.000 euros por artículos de muy diversa índole, desde la seguridad nuclear, hasta la industria cinematográfica nigeriana, a una escritora a quien nadie conocía y cuya marca comercial, Storyline Proyects, estaba registrada por el propio Mulas. A razón de 3.000 euros la pieza, 16 céntimos por pulsación en el teclado del ordenador, trabajadores de Ideas denunciaron que Amy Martin era sólo un montaje de su director para aplicarse un sobresueldo. Acusación a la que, en declaraciones al diario, el afectado respondió con un escueto "yo no me ocupo de eso; creo que Amy Martin es una analista política; yo sólo la he visto una vez".

El sainete terminó con la salida a escena de la esposa de Mulas, la escritora y cineasta Irene Zoe Alameda, que aseguró ser la autora de los artículos que firmaba bajo pseudónimo y que su marido, como otros tantos cónyuges en la política nacional, desconocía sus actividades. La poca credibilidad de la versión de Alamenda llevó a Jesús Caldera, entonces secretario de la Fundación, a anunciar que el dinero sería reintegrado y a destituir inmediatamente a su director general.

Quizás si Rubalcaba abandonara la política...

Pero las listas para las generales no se pueden cambiar. Carlos Mulas Granados sigue siendo el número 13 de la candidatura por Madrid y no es descartable la posibilidad de que alguno de sus compañeros de papeleta pudiera o tuviera que salir del Parlamento cediéndole el escaño. La más cercana: la del propio Alfredo Pérez Rubalcaba.

Aunque el todavía secretario general del PSOE anunció el martes que seguirá ejerciendo como jefe de la oposición al Gobierno hasta que se produzca su relevo al frente del partido, no aclaró si entonces abandonará también la política y su escaño en el Congreso. Fuentes del PSOE dan por hecho que terminará la legislatura, entre otras cosas, porque quizás el próximo secretario general de la formación ni siquiera forme parte del Parlamento. No tienen escaño ni Patxi López ni Carme Chacón, quien lo abandonó el pasado mes de agosto para dedicarse a la docencia en la Universidad Miami Dade College.

Siempre quedaría además una tercera opción: la de que Mulas renunciara, lo que no es descartable, presiones mediante... o no. A pesar de su escritora fantasma y de su salida de la Fundación Ideas por la puerta de atrás, Carlos Mulas tiene un contrato con el Fondo Monetario Internacional como asesor técnico asistente, que no finaliza hasta finales del próximo mes de agosto.

Carta de rectificación a la noticia remitida a ZoomNews por el abogado de Carlos Mulas

Comentarios