| Jueves, 23 de Junio de 2016

Zuu, el completo entrenamiento de alta intensidad inspirado en los animales del zoo

El zuu training arrasa en Australia y comienza a expandirse a otros países

Saltarás como una rana, caminarás como un gorila, te arrastrarás como un oso... y así hasta 100 movimientos animales

Sesión de zuu training / The Zuu
Sesión de zuu training / The Zuu

Marta Ruiz

Lo de mirar al pasado es ahora lo más novedoso a la hora de ponerse en forma. Cuando parecía que no podría inventarse nada más primigenio que el paleotraining, aparece el zuu training, un método de fitness basado en movimientos primitivos y animales ideado en Australia, donde llevan practicándolo desde 2006.

Después de varios años perfeccionándolo, planean su expansión a algunos de los gimnasios más punteros de América e Inglaterra en los próximos meses, donde ya están formando a decenas de profesores. Lamentablemente, para practicarlo en España parece que aún tendremos que esperar.

Su nombre no es casual. Zuu suena igual que zoo en inglés, porque el reino animal es lo que inspiró a su creador, el entrenador y experto en acondicionamiento físico Nathan Helberg, a la hora de definir este entrenamiento de alta intensidad (HIIT) que mezcla ejercicios aeróbicos y anaeróbicos. Durante los 30 minutos que dura una sesión de zuu training saltarás como una rana, caminarás como un gorila, te arrastrarás como un oso y así hasta 100 movimientos animales combinados en pequeñas series con los 7 movimientos humanos más primarios: empujar, tirar, doblar, girar, sentadillas, estocadas y locomoción. Y todo esto mezclado con ejercicios para trabajar la flexibilidad y la fuerza.

En definitiva, un intenso sistema de entrenamiento que puede llegar a quemar hasta 600 calorías en media hora. Lo mejor de todo, y la razón por la que tantos deportistas de élite eligen el zuu en el país de los canguros, es que lesionarse es prácticamente imposible ya que el impacto en las articulaciones es mínimo precisamente porque, como en paleotraining, los ejercicios se rigen por los principios básicos del movimiento, innatos en nosotros desde pequeños.

Quienes lo practican aseguran que al terminar una sesión te invade la sensación de que no has dejado un solo músculo de tu cuerpo sin trabajar. Nada más lejos de la realidad. Contrariamente a los métodos de entrenamiento contemporáneos, que trabajan por grupos musculares aislados, el zuu ejercita todos los grupos musculares en la misma sesión.

La original forma de acondicionamiento creada por Nathan Helberg no necesita máquinas o material de ningún tipo, nuestro propio cuerpo es todo lo que necesitamos para lanzarnos a correr, reptar, patalear, botar y empezar a notar sus múltiples beneficios: mejora la agilidad, la flexibilidad, la psicomotricidad y  la resistencia cardiovascular mientras se fortalecen músculos, articulaciones, tendones y ligamentos.

Y los practicantes más aventajados pueden atreverse con el sistema Ankorr, un más difícil todavía que hace el zuu más duro al atarse el cuerpo a un punto fijo con unos arneses que endurecen mucho más el entrenamiento.

Marta Ruiz

Marta Ruiz

Comentarios