| Sábado, 6 de Diciembre de 2014

Cambio climático y calentamiento global: España y el sur de Europa entre los más afectados

El sur de Europa sufrirá graves inundaciones, extremas sequías y un fuerte aumento de los incendios forestales

Los países nórdicos y los bálticos ahorrarán en calefacción y accederán a una agricultura templada

Efectos de la sequía en un río de Andalucía en 2006 / Getty
Efectos de la sequía en un río de Andalucía en 2006 / Getty

Pedro González

Del 1 al 12 de diciembre tiene lugar en Lima, capital de Perú, la 20ª Cumbre sobre el Cambio Climático, un encuentro de gran importancia, pues se espera que puedan lograrse acuerdos para combatir el cambio climático y el calentamiento global. Este hecho, imparable ya, según los ciéntificos, afectará a los países del sur de Europa de manera especial. Son las conclusiones del Instituto de Prospectiva Tecnológica (IPTS), una de las factorías del Centro Común de Investigación (JRC, por sus siglas en inglés) de la Comisión Europea cuyas conclusiones permiten prever el impacto del cambio climático y el calentamiento global en sectores como la industria, la agricultura, la agenda digital, la producción y consumo sostenibles, la energía o el transporte. 

Las consecuencias del calentamiento global constituyen precisamente la última aportación de esta comunidad científica, establecida en Andalucía, a los políticos de la UE, a cuyas líneas fundamentales ha tenido acceso ZoomNews. A la vista de las mismas, el futuro se presenta cuando menos asfixiante, con impactos desiguales en las diferentes zonas de Europa, pero donde será el sur del continente, y España será uno de los países más afectados, en donde se registrarán los resultados más extremos de la mutación climática.

Juan Carlos Císcar, uno de los científicos dedicados específicamente a analizar el cambio climático, considera que, admitido que el proceso del llamado calentamiento global es imparable. El objetivo sería limitar a 2 grados como máximo el aumento medio de la temperatura, frente a los 3,5 o incluso los 5 que auguran previsiones más pesimistas. De hecho, Gerardo Benito, investigador del CSIC, ha reconocido en una reciente entrevista a El País que "evitar que la temperatura suba dos grados en 2100 es inalcanzable".

Aún con esa limitación a un máximo suplementario de 2 grados los países del sur de Europa sufrirían sequías extremas e inundaciones más dramáticas, con las consiguientes y graves pérdidas personales y económicas. Las sequías multiplicarían por siete las tierras directamente afectadas, que el IPTS estima en 700.000 kilómetros cuadrados. Ello duplicaría el número de incendios forestales y las extensiones de los fuegos, que el estudio cifra en 800.000 Ha anuales. Con este escenario, se estima en 144 millones de europeos los afectados anualmente por estos periodos extremos de falta de humedad.

Las lluvias torrenciales de febrero desbordaron el río Támesis en varias regiones de Inglaterra / Getty
Las lluvias torrenciales de febrero desbordaron el río Támesis en varias regiones de Inglaterra / Getty

En cuanto a las inundaciones, pueden llegar a triplicarse, fruto de lluvias menos frecuentes pero más cortas y de carácter torrencial primordialmente. En este capítulo, el cambio climático afectaría a todos los países de la UE, con ejemplos de este mismo año en las fuertes y continuas descargas de agua sufridas por Gran Bretaña, Francia y la región de Galicia en España.

Reuniendo las consecuencias de ambos fenómenos -sequía e inundaciones-, la agricultura europea sufrirá un descenso del 10% en sus rendimientos agrarios medios, aunque en el caso de España puede llegar al 20%. Asimismo, habrá consecuencias asimétricas en los consumos de energía: en el sur se disparará la demanda de aire acondicionado, por ejemplo, mientras que el norte de Europa reducirá su consumo de calefacción. 

Sin embargo, será la salud el capítulo en el que más se notarán los efectos del desastre. Según predice el estudio el aumento de la mortalidad puede doblarse, y aumentar incluso en un 300% las enfermedades asociadas directa o indirectamente al calentamiento climático.

En términos económicos globales, el impacto del cambio climático será equivalente a 190.000 millones de euros, de los que 120.000 millones corresponderán al aumento sideral del gasto sanitario, 43.000 millones a los destrozos en las costas y 18.000 millones en las pérdidas agrícolas. Dentro de tales cifras obviamente hay quienes pierden más y menos, e incluso quienes ganarían algo. Los países nórdicos y bálticos, por ejemplo, sufrirían daños de relativamente escasa consideración en sus costas y en la salud de sus ciudadanos, pero ahorrarían muchos miles de millones en la factura energética. Su agricultura incluso podría experimentar mejoras de productividad al acceder a productos habituales de climas templados.

No es el caso en cambio de los países del sur de Europa, afectados negativa y brutalmente en todos los capítulos, hasta reducir al menos en un 3% su PIB por tales impactos.

Los científicos instalados en Sevilla no han obviado las consecuencias indirectas que se derivarán del cambio climático: aumento de los desplazamientos y migraciones, pérdida de la biodiversidad, desaparición de ecosistemas y sistemas de vida, cuyas magnitudes, además de su impacto económico, hay también que medir en términos de dramas y tragedias personales.

"No nos corresponde a nosotros determinar las políticas a adoptar para suavizar lo que se nos viene encima" -afirma Ramón Compaño, coordinador del Programa Científico del IPTS- "sino proporcionar a quienes tienen la capacidad política de decidir las herramientas que les permitan sustentar sus iniciativas y poder evaluarlas".

Compaño enarbola la completa independencia del Instituto, al ser una institución que solo rinde cuentas a la Comisión Europea, y arguye que esa característica permite la imparcialidad y transparencia de sus estudios y de sus correspondientes conclusiones sin presiones externas. A este respecto recuerda que fue también un estudio elaborado en este centro de investigación sevillano el que facilitó la conclusión de que era necesario limitar a 100.000 euros el máximo garantizado en los depósitos bancarios en caso de quiebra de una determinada entidad financiera.

Pedro González

Pedro González

Periodista, experto en Política Internacional. Fui director de Redacción de Euronews y fundador del Canal 24 Horas de TVE.

Comentarios