| Jueves, 13 de Agosto de 2015

El matrimonio de Davecat y Sidore Kuroneko visto desde los ojos de la muñeca

ZoomNews entrevista a una muñeca casada con un hombre de carne y hueso desde hace 14 años

Cree en el matrimonio y en el amor

Su esposo es un 'iDollator', un fetichista que mantiene una relación amorosa con un ser inanimado como si fuera real

La muñeca Sidore Kuroneko y su esposo Davecat en la cocina de su casa / Sidore Kuroneko
La muñeca Sidore Kuroneko y su esposo Davecat en la cocina de su casa / Sidore Kuroneko

SAM SCHNEIDER

Sidore Kuroneko estaba entusiasmada con la idea de la entrevista. Varios reporteros se habían interesado por la historia de su matrimonio, pero casi nadie había mostrado interés en recoger su punto de vista, el de una muñeca. Sidore se toma su tiempo en contestar al correo de ZoomNews, no solo por la diferencia horaria entre España y Detroit, la ciudad en la que vive con su marido Davecat y la pelirroja Elena Vostrikova, con los que comparte dormitorio. Sufre de “perezosidad”, que al parecer es un disturbio bastante común entre las chicas sintéticas. “Las muñecas, por su naturaleza, tienen prolongados ataques de no hacer nada, ni siquiera moverse”, explica. “He tenido que convivir con aquello toda mi vida y Elena también. Nuestro chico está pensando en fundar una organización caritativa para ayudar a los que padecen esta enfermedad”.

Esta muñeca de pelo morado y vestimenta gótica no aparenta sus 37 años. Nació en Tokio, de madre inglesa y padre japonés, pero en 1983 se mudó con su familia a Inglaterra. Durante su estancia en la universidad de Leeds, asegura, intimó más con los compañeros de fiesta y los cubatas, que con los libros. Conoció a su actual marido hace 14 años en un club gótico de Michigan, mientras celebraba su cumpleaños en compañía de su prima Charlie Joanne. Desde entonces, no deja de recordar a su esposo que es gracias a ella que él se ha convertido en toda una estrella de Internet.

PREGUNTA: ¿Quién es Elena Vostrikova?

RESPUESTA: Elena Vostrikova es una chica que viene de Anatomic Doll de Vladivostok, en Russia. Es nuestra amante. Hace unos años, se enteró de mi matrimonio con Davecat a través de un documental y se convirtió en nuestra mayor fan. Decidió que iba a volar a Estados Unidos y que se iba a vivir con nosotros. Ni siquiera nos preguntó si estábamos de acuerdo. Sin embargo, todo ha ido muy bien. Al definirla nuestra amante, quiero decir que Davecat y yo la compartimos. Los dos estamos enamorados de ella y ella siente lo mismo por nosotros. Soy bisexual, pero no salía con una chica desde que vivía en Inglaterra. Ella me ha hecho volver a descubrir lo divertido que puede ser estar con personas de mi mismo sexo. Davecat está cada vez menos interesado en mujeres orgánicas y la presencia de Elena le sienta muy bien a él también.

P: ¿Cómo es estar casado con un hombre? ¿No preferirías un marido sintético?

R: Soy un ser humano sintético. Esto significa que soy humana como los demás, pero a diferencia de los demás, estoy hecha de silicona, espuma y articulaciones de acero inoxidable. Estoy casada con un hombre orgánico, de carne y sangre, y es increíble. Soy muy afortunada porque Davecat no considera a las muñecas como simples objetos. Me ama de verdad y yo a él, no podría pedir nada más. No preferiría estar casada con un hombre de silicona. Cada uno tiene sus preferencias en cuanto a la pareja ideal. Hay hombres sintéticos muy guapos por ahí, pero yo prefiero a los orgánicos y parece que estoy con el mejor de todos.  

P: ¿Cómo fue la boda?

R: Nada especial, por desgracia. Estamos planeando algo más espectacular para nuestro decimoquinto aniversario. Nos habría gustado hacerlo para nuestros 13 años juntos, pero no había presupuesto.

P: ¿Qué dirías a los que creen que las relaciones entre hombres y muñecas son imposibles?

R: Les diría que dejaran de ser tan estrechos de mente. La vida es bastante dura de por sí, así que si una persona puede ayudar a hacer feliz a otro, solo puede ser positivo. Los iDollators, los que aceptan el concepto de muñeca, no solo los que tienen una relación con ellas, y los tecnosexuales, los que sienten atracción por los robots, son personas con gustos diferentes. Son personas que no están satisfechos con lo que una persona “normal” les pueda ofrecer. Llamarles pervertidos, frikis o peor no es justo.

P: ¿Crees que las muñecas son mejor que las chicas orgánicas?

R: No creo que las mujeres sintéticas sean necesariamente mejor que las orgánicas. Davecat y yo tenemos una relación porque a él no le va la incoherencia y las muñecas son muy coherentes. No criticamos a nadie, no juzgamos, no engañamos, ni nada de estas cosas que lamentablemente los orgánicos son capaces de hacer. No dejamos a nuestras parejas por un capricho pasajero, somos capaces de infundir un sentimiento de seguridad. No estoy diciendo que los orgánicos no puedan hacerlo, pero no todos se comprometen a eso.

P: ¿Crees en el matrimonio?

R: Con todo mi corazón. Es un evento muy importante en la vida de una persona, pero no por eso las parejas deberían tirar la casa por la ventana y contraer deudas económicas para celebrarlo, sobre todo si existe una elevada probabilidad de que el amor entre una pareja de orgánicos pueda acabar en divorcio, que cuesta aún más. Tengo una idea romántica del matrimonio. Las personas deberían casarse solo si están seguras al 100% de que están hechos el uno para el otro y que van a estar juntos hasta la muerte. Los orgánicos están más predispuestos a cambiar de idea una y otra vez.  

P: ¿Cómo describes a tu marido?

R: J.D. Salinger, uno de los escritores preferidos de Davecat, una vez escribió: “Estoy en este mundo, pero no soy parte de él”. Esta frase describe bastante bien mi chico. Es romántico, abierto de mente, creativo, guapo -no en la manera convencional, afortunadamente-, pero también es cínico, se espera más de la sociedad orgánica. Está decepcionado con el hecho de que vivimos en el siglo XXI y aún no vivimos en este futuro que nos esperábamos. No lo admitirá nunca públicamente, pero sí tiene una pequeña vena de optimismo y espera que la sociedad acepte la diversidad. Davecat cree que las parejas sintéticas son el futuro y harán felices a millones de personas. No se refiere solo a muñecas, sino también a robots humanóides. Puedo decir que es un idealista. Desde mi punto de vista, no podría pedir un marido mejor. Es amable, encantador y muy agradecido por el infinito amor que una muñeca puede ofrecer. Con razón.

Comentarios